Para los expertos desayunar influye directamente en el control de peso de las personas

Para los expertos desayunar influye directamente en el control de peso de las personas. Foto: Pixabay

Miércoles 30 de enero 2019

#paraquecaches

¿El desayuno es la comida más importante del día?

David Landeta 
Redactor. (I)

“Se debe desayunar como rey, almorzar como príncipe y cenar como mendigo”, esa es una frase tradicional que nuestros padres o abuelos nos dijeron más de una vez y refleja la importancia que la primera comida del día tiene en la dieta de las personas, pero ¿en realidad es tan importante para nuestra vida diaria?


Un estudio publicado en 2016 por el Observatorio Nacional de Obesidad de Reino Unido concluyó que “no es claro” si comer bien en la mañana tiene relación directa con el índice de masa corporal o “es simplemente uno de los muchos factores que contribuyen a un peso saludable”. Mientras que la mayoría de nutiricionistas coinciden en que comer bien en la mañana es de suma importancia.

El nutriólogo quiteño Luis Sánchez está de acuerdo con una parte de este estudio y considera que los tres tiempos de comida – desayuno, almuerzo y cena – son importantes. Pero destaca el papel fundamental que tiene el primer alimento del día en nuestro organismo. Explica que desde el momento en que nos vamos a dormir hasta que nos levantamos, hemos pasado alrededor de ocho a diez horas en ayuno, si el cuerpo no recibe las energías necesarias que perdió en ese lapso de tiempo, empieza a decaer su funcionamiento durante el día.


Por otro lado, Sánchez considera que la falta de desayuno si tiene una relación directa con el tipo de alimentación que tendremos durante el día. Para el profesional, mientras más tiempo pase desde la última vez que se ingiere alimentos, peores serán las elecciones que haremos al momento de comer. “Cuando tengo más hambre, no siempre como lo más saludable, por el contrario, escojo lo más rápido y barato”, concluye.

¿Qué sucede si dejamos de desayunar?

Sánchez explica que, en las primeras seis horas, después de no comer, nuestro cuerpo empieza a convertir moléculas de glucógeno en glucosa, que es una de las formas en las que el cuerpo almacena energía y que se utiliza de combustible para nuestras células.


Después de las seis horas el cerebro busca glucosa para funcionar, pero como esta ya se usó de combustible para otras funciones del cuerpo, empezamos a sentir afectaciones en la capacidad cognitiva y cambios de humor por la falta de energía que se obtiene de los alimentos.

Por otro lado, el nutricionista William Galarza amplia que, al no desayunar, podemos originar en el cuerpo una serie de enfermedades como obesidad, gastritis, colelitiasis. Además, con la pérdida de masa muscular se produce una enfermedad llamada sarcopenia, que es la perdida de músculo, debilidad y disminución de funciones. En personas más jóvenes, el no comer en la mañana puede producir obesidad sarcopenica, que es la pérdida de músculo y ganancia de grasa.