Siete vías concentran el 43% de los siniestros más graves en Guayaquil

La ATM extrema el control al transporte pesado en la vía Perimetral, que debe circular por el carril derecho para mitigar riesgo de siniestros. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO.




La Perimetral, un corredor vial de seis carriles y 28 km, que conecta el noroeste con el suroeste de Guayaquil, concentra el 19% de muertes por siniestros de tránsito en la ciudad. Se trata de la vía más peligrosa de la urbe. Siete corredores viales concentran el 53% de los siniestros graves en la urbe (ver gráfico), según datos de la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) del Municipio.

Los fallecidos en las vías pasaron de 119 víctimas en el período enero-agosto de 2021 a 152 en 2022. Se trata de un incremento “preocupante” de un 28%, reconoce Luis Lalama, director de tránsito de la ATM. Las cifras muestran que la segunda avenida más peligrosa es la Casuarina, en el noroeste, que conecta a la Perimetral con las enormes zonas de consolidación de invasiones de Monte Sinaí.

A pesar de que se trata de una vía urbana de cuatro carriles, allí murieron 14 personas en siniestros en los primeros ocho meses del 2022. Trabajos de reparación a cargo del Gobierno Nacional que se han extendido por más de un año, han contribuido a una mayor siniestralidad en la Casuarina, dice Lalama. Aunque reconoce que se requiere de una vía alterna.

En las siete avenidas más peligrosas también están vía a Daule, Narcisa de Jesús, 25 de Julio, Francisco de Orellana y Juan Tanga Marengo, con un índice de mortalidad vial menor a las dos primeras (entre 5 y 9 víctimas, hasta agosto).
Las principales causas de los siniestros tienen que ver con imprudencias del conductor, según la ATM. Ello incluye distracciones, ebriedad, irrespeto a límites de velocidad o a las señales de tránsito.

Control en la Perimetral

Solo en la Perimetral se ha sancionado este 2022 a 52 000 conductores por sobrepasar los límites de velocidad. En el sector del norte de la vía, el más rápido, el límite es de 90 km/h para livianos y de 70 km/h para pesados. Lalama dice que el vehículo que más participa de siniestros son las motos. Se ha destinado a 12 motociclistas de la ATM para que controlen los cambios abruptos de carril. También se extremaron los controles a automotores pesados.

El director de tránsito de la Agencia no descarta reducir los límites de velocidad en tramos al norte de la Perimetral. Y sostiene que es cuestión de tiempo reducirlo en la vía Narcisa de Jesús (corredor del norte), otra de las vías rápidas. Allí se requieren tres puentes peatonales más, cuya construcción está prevista para 2023, dijo.

Jaime Acevedo, ingeniero especializado en Transporte y Tránsito, comenta que reducir la velocidad no garantiza la disminución de mortalidad vial. Es más, aumenta la densidad vehicular y la sensación de congestión, dice. Aunque coincide con que el exceso de velocidad es la principal causa de siniestros, pide analizar también problemas de diseño vial y provisión de espacios para el peatón.

Los agentes de la ATM han concentrado los controles en la Perimetral en vehículos pesados. Ellos pueden circular por el carril derecho y por el central, al adelantar. Pero se quedan en el carril central e incluso ocupan el izquierdo, esto aumenta el riesgo de siniestros. La multa por ello es de USD 64.

Acevedo dice que la misma campaña de concienciación, señalética y sanción es necesaria para autos que circulan a baja velocidad por el carril rápido. “Actúan como un tapón, propician siniestros por alcance o por cambio de carril”.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales