El presidente Guillermo Lasso compromete la construc…
El exalcalde Jaime Nebot se excusa de asistir a la s…
Turismo sostenible de ballenas
El profesional de la construcción José Crespo Toral …
La campaña ‘Usa la mascarilla por ti y por los tuyos…
Autoridades, familiares y amigos asisten al velatori…
Gobierno anuncia que entre el 2 y 31 de agosto de 20…
Lluvias continuarán en el callejón Interandino y Ama…

30 toneladas de drogas en 17 meses detectaron naves de Estados Unidos

En septiembre del año pasado, el avión estadounidense Orion P3 arribó al aeropuerto de Guayaquil y fue mostrado a las autoridades ecuatorianas. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

En septiembre del año pasado, el avión estadounidense Orion P3 arribó al aeropuerto de Guayaquil y fue mostrado a las autoridades ecuatorianas. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

El avión estadounidense Orion P3 -junto a la aeronaev Awac- han detectado 30 toneladas en el mar, decomidas por guardacostas ecuatorianos. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Los aviones estadou­nidenses Orion P3 y Awac han realizado controles aeromarítimos en el país durante un año y cinco meses. Su tecnología ha sido usada para detectar embarcaciones ilegales que se dedican especialmente a cuatro tipos de delitos: pesca ilegal, trata de personas, tráfico de combustibles y narcotráfico.

Datos oficiales muestran que de septiembre del 2018 al 8 de enero pasado, estas aeronaves detectaron 30 toneladas de droga en el mar, que después fueron decomisadas por los guardacostas ecuatorianos.

Luego de que el ahora exembajador de Ecuador en EE.UU., Francisco Carrión, dijera que no existe “un marco normativo bilateral indispensable” para que se realice ese tipo de operaciones, este Diario revisó los resultados de los vuelos.

Allí se dice que el primer decomiso ocurrió seis días después de que empezaron a operar. El Orion P3 detectó 3 toneladas de narcóticos que tenían como destino Estados Unidos y Canadá.

En septiembre del 2018, los aviones participaron de la incautación de 40 sacos de yute escondidos en el compartimento de una lancha que había sido modificada con tres motores, para incrementar su potencia. La droga fue interceptada a 210 millas de Galápagos. Según las investigaciones, iba a ser trasladada a Norteamérica.

Las operaciones comenzaron tras un acuerdo de cooperación militar que firmaron Estados Unidos y el Ministerio de Defensa, en junio del 2018.
Luego de que Carrión renunciara, la Cancillería aseguró que el convenio internacional está vigente y que en cada procedimiento aéreo hay un protocolo establecido para que personal de las Fuerzas Armadas, de la Policía y de la Fiscalía esté presente en los vuelos.

Para esta semana está previsto que el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, comparezca en la Comisión de Soberanía de la Asamblea, para explicar si existe o no un protocolo y los alcances del convenio.

Actualmente, el Orión P3 y Awac operan desde la base aérea de Guayaquil y también pueden hacerlo desde Manta.

Llegan al país una o dos veces al mes y permanecen en territorio ecuatoriano entre siete y 10 días. La última incautación en la que participaron fue el pasado miércoles.

A 500 millas de Galápagos detectaron una embarcación que trasladaba 910 paquetes de droga, que tenían como destino Centroamérica y México.
En esta operación, tres personas fueron detenidas.

El 22 de octubre del año pasado, a 200 millas de las Islas se decomisaron 1,6 toneladas de cocaína. La droga estaba oculta en ocho embarcaciones. 31 pescadores fueron detenidos.

La idea del convenio internacional es que los aviones puedan aterrizar también en Galápagos y se forme un ‘triángulo de seguridad’ en contra de las mafias.

En septiembre del 2019, la Dirección de Aviación Civil (DAC) entregó al Ministerio de Defensa 10 000 m² de terreno en el aeropuerto de San Cristóbal, en el archipiélago.

La idea era abrir una vía para conectar el hangar con la pista principal y adecuar los tanques de combustible para que una vez al mes las aeronaves puedan reabastecerse o aterrizar en casos de emergencia.

Cuatro meses después de esa entrega, la readecuación del terreno aún no comienza.

Esa información fue confirmada por autoridades municipales de San Cristóbal.

Los militares señalan que para iniciar las tareas se necesita un informe de aprobación de la Comisión de Soberanía del Legislativo. Este Diario consultó con miembros de esa agrupación, que aseguraron que no es necesario ese documento.