El covid-19 y el aumento de casos de influenza oblig…
El Ecuador necesitará más de USD 7 577 millones para…
Los 14 jueces anticorrupción fueron posesionados por…
Pico y placa en Quito: Restricciones para este viern…
Cristina Fernández da positivo a covid; reunión de G…
Pedro Castillo ratifica ante embajador mexicano la s…
Joe Biden celebra aprobación de ley para la protecci…
OPS busca reforzar la atención médica de embarazadas…

Nueva dilación en el proceso judicial en contra de Abdalá y Jacobo Bucaram

La jueza fue recusada en el proceso penal que se sigue en contra del expresidente Abdalá Bucaram, su hijo Jacobo, y otras siete personas. Foto: Archivo EL COMERCIO

La jueza María Elena Lara fue recusada en el proceso penal que se sigue en contra del expresidente Abdalá Bucaram, su hijo Jacobo, y otras siete personas. Son acusados por el presunto delito de delincuencia organizada.

Por ese motivo no se instaló la audiencia preparatoria de juicio este viernes, 10 de septiembre del 2021, en contra de los procesados.  

La defensa de un agente metropolitano de tránsito presentó la recusación que impidió la instalación de la diligencia.

Este nuevo obstáculo se dio pese a que en una ocasión anterior la magistrada había advertido que no aceptaría más dilaciones.  

Su señalamiento se dio porque desde junio, cuando asumió el caso luego de la separación de la jueza Verónica Medina quien declaró nulo todo lo actuado por Fiscalía, no ha logrado realizar la audiencia preparatoria de juicio por distintos motivos, entre ellos una recusación planteada por otro de los procesados.  

La audiencia estaba prevista instalarse en la Unidad Judicial Penal en el norte de Quito a las 09:00. Todavía se desconoce cuándo se hará una nueva convocatoria.  

Este caso por supuesta delincuencia organizada comenzó en 2020 con un allanamiento a la casa de Abdalá Bucaram. Ahí se encontraron cerca de 2 000 pruebas rápidas para Covid-19 y 5 000 mascarillas. En total son nueve los procesados en esta causa.  

Dos agentes metropolitanos de tránsito se sometieron a un procedimiento abreviado y fueron sentenciados a cinco años de prisión. El tercero, quien no aceptó los cargos, fue quien recusó a la jueza.  

Además, entre los sospechosos de este delito consta el israelí que sobrevivió a un ataque en la Penitenciaría del Litoral, quien junto a su compatriota (asesinado al interior de la celda), habían dicho en su versión que habían entregado insumos médicos a Jacobo Bucaram.