Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 30 de julio del 2021
Los alumnos conocieron el campus de la PUCE
Pugna entre Los Choneros y Los Lobos deja 113 muertos
Tres proyectos de enmiendas están pendientes en la A…
La creación de ente para protección de datos está pendiente
La vacunación en Puembo se afianza en la comunidad
Libre circulación para los completamente vacunados de El Oro
El Colegio Médico confirma el primer caso de hongo n…

‘Los cambios en la Policía son positivos’

En el proceso de reestructuración. Los uniformados pasarán por varias pruebas de idoneidad para evitar los casos de corrupción.Archivo / EL COMERCIO

En el proceso de reestructuración. Los uniformados pasarán por varias pruebas de idoneidad para evitar los casos de corrupción.Archivo / EL COMERCIO

Con una u otra modificación, la intención de reestructurar a la Policía se mantiene desde hace una década. El plan Anticorrupción, que el martes anunció el mando policial, apunta a una depuración y fortalecimiento institucional.

Expertos como Alfredo Paredes, especialista en temas de seguridad, y Marco Córdova, catedrático en la Facultad de Comunicación Social (Facso), consideran oportuna esa intención.

Paredes mira con positivismo los planteamientos y dice que lo más importante es que se seleccione personal idóneo. “Si escogemos a gente más honesta y con capacidad profesional, vamos a tener un servicio de calidad. La gente no cambia por un decreto o un papel, sino por su forma de pensar y los valores que se obtiene en la infancia y en la escuela”.

Puso como ejemplo el nombramiento de Juan Carlos Rueda como el comandante de Policía del Distrito Metropolitano de Quito.

Uno de los frentes previstos en este proceso es la aplicación del polígrafo para detectar a policías que estuvieren involucrados en actos de corrupción.

Córdova plantea la posibilidad de un diagnóstico que identifique los problemas de corrupción no solo individual sino dónde esté fallando la Policía como institución. “La reciente alza de sueldos busca mejorar la condiciones del policía. Pero seguramente quedaron algunos campos de corrupción por la filtración de elementos de crimen organizado, etc.”.

Alfredo Paredes insiste en que “es un proyecto interesante que involucra a la sociedad, ya que el policía no solo estará dedicado a la seguridad sino al desarrollo de la comunidad”. Por eso considera urgente que se termine de estructurar la Policía Comunitaria.

A su vez, Córdova resalta la intención de profesionalización. “Un punto fundamental es la formación académica de los nuevos policías para fortalecer sus capacidades. Aunque el 30-S significó una desligitimización del proceso que ya lleva más de una década. Pues se cuestionaron los resultados de la reforma que se venía experimentando”. El catedrático insistió que cualquier intento de reestructuración es positivo. “La Policía es una de las instituciones claves para la seguridad”.