Juego viral causa alerta por consumo de medicamento …
Impuesto de Salida de Divisas bajó desde este 1 de f…
154 cámaras de seguridad vigilarán en Quito la jorna…
Revisión técnica vehicular es posible en cualquier c…
Cantidad de presos sin sentencia aún presionan las cárceles
Nube de ceniza del Cotopaxi alcanza los 1 500 metros
Quito permanecerá nublado y con lluvia este 1 de febrero
Agotados los cupos para observar a comenta verde en Quito

Jueza confirma arresto domiciliario para Alexis Mera y prisión para Mateo Choi

Alexis Mera fue detenido por el caso Arroz Verde este viernes 31 de mayo del 2019. Foto: Archivo EL COMERCIO

Alexis Mera fue detenido por el caso Arroz Verde este viernes 31 de mayo del 2019. Foto: Archivo EL COMERCIO

La Fiscalía los acusa de los supuestos delitos de tráfico de influencias, cohecho y asociación ilícita. Foto: Archivo EL COMERCIO

La jueza Daniella Camacho, quien maneja el caso Sobornos 2012-2016, rechazó el pedido para cambiar las medidas cautelares que pesan en contra de Alexis Mera y Mateo Choi, cuyo nombre en coreano es Du Yeon Choi.

De esta forma, la autoridad confirmó la mañana de este miércoles 17 de septiembre del 2019 la orden de arresto domiciliario y el uso de grillete electrónico para Mera y el pedido de detención para Choi, quien ya está fuera del país.

Mera, por su parte, argumentó que la solicitud del cambio de medidas cautelares en lo que denomina "una falta de pruebas en su contra". Dijo que su determinación en junio pasado se dio a raíz del hallazgo del cuaderno de Pamela Martínez, exasesora de Rafael Correa, en donde se lo menciona. Sin embrago, el exfuncionario cree que ese manuscrito no es real y que, además de esto, no hay más evidencias que lo relacionen con los contratistas ni con las campañas políticas.

Mera y Choi son parte del caso Sobornos, en el que están procesadas 26 personas incluyendo el expresidente Correa y el exvicepresidente Jorge Glas.

La Fiscalía los acusa de los supuestos delitos de tráfico de influencias, cohecho y asociación ilícita. Según la investigación, los sospechosos habrían participado en un esquema ilegal que consistió en captar dinero de contratistas estatales y usarlo en campañas políticas de Alianza País y otras actividades que eran dirigidas desde la Presidencia.