Moscú ordena vacunación obligatoria de los trabajado…
Francia quita la mascarilla en la calle y adelanta e…
Sismo de magnitud 4.36 en zona de enjambre de temblo…
Contagios globales de covid-19 bajan un 12% en la úl…
Reino Unido planea obligar a vacunarse a empleados d…
Putin y Biden llegan a la Villa La Grange en Ginebra…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 16 de junio del 2021
El covid-19 activó el trabajo comunitario en el Comi…

Alcalde de Quito, Jorge Yunda: ‘Los servicios sanitarios ya no dan más’

El alcalde Yunda dijo que ante el incumplimiento de la ciudadanía a las disposiciones del toque de queda en Quito, se deberá tomar decisiones para frenar la propagación del covid-19. Foto: Twitter COE Quito

El alcalde Yunda dijo que ante el incumplimiento de la ciudadanía a las disposiciones del toque de queda en Quito, se deberá tomar decisiones para frenar la propagación del covid-19. Foto: Twitter COE Quito

El alcalde Yunda dijo que ante el incumplimiento de la ciudadanía a las disposiciones del toque de queda en Quito, se deberá tomar decisiones para frenar la propagación del covid-19. Foto: Twitter COE Quito

“Lamentablemente no estamos entendiendo el grave peligro al que estamos expuestos como ciudad”. Con esas palabras reaccionó el alcalde de Quito, Jorge Yunda, después de que la noche del sábado 27 de junio del 2020 se encontrara a personas en grupo bebiendo en el espacio público, durante las horas del toque de queda por la pandemia del covid-19.

Desde el 3 de junio, cuando el semáforo epidemiológico pasó de rojo a amarillo, en Quito rige un toque de queda desde las 21:00 hasta las 05:00. La circulación de vehículos en horas hábiles se limita por placas entre lunes y sábado (domingo no hay autos ni transporte público) y como parte de las medidas de distanciamiento para evitar la propagación del virus hasta este domingo 28 se ha mantenido suspendida la jornada laboral presencial en el sector público (desde el 16 de marzo).

“Los servicios sanitarios ya no dan más, habrá que evaluar tomar decisiones, por más duras que sean”, advirtió el alcalde Yunda la noche del sábado, en su cuenta de Twitter, al comentar un mensaje del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Metropolitano, que daba cuenta de la presencia de libadores en la ciudad.

Agentes de control realizaron un recorrido por el sector de Nayón y por la Comuna de Santa Clara de San Millán. En este último lugar, incluso, se detectó aglomeración de personas. Los ciudadanos que bebían licor fueron retirados de las dos parroquias.

Según el COE de Pichincha, el 3 de junio Quito registraba 3 842 contagios de covid-19. El sábado 27 de junio los casos confirmados habían llegado a 6 261 en la ciudad (contabilizados desde el inicio de la pandemia). Eso significa un incremento del 62,9% de personas infectadas desde que entró en vigencia el semáforo amarillo. Asimismo, las muertes por la enfermedad en la ciudad pasaron de 305 el miércoles 3 de junio a 448 defunciones el sábado 27 de junio (fallecidos totales desde el inicio de la pandemia).

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, ha asegurado que los contagios que en las últimas semanas se detectaron corresponden a mayo y que recién en julio se podrá evaluar el impacto del cambio del color de semáforo rojo a amarillo.

Un estudio realizado por el Ministro de Salud la última semana de abril concluyó que el 22% de la población de Quito estaba contagiada con covid-19. Un segundo estudio, aplicado hasta el 24 de mayo, estableció que el 33% de habitantes ya tendría inmunidad contra este virus. “Pero basado en las experiencias de Guayaquil y de otros países calculo que ya estará en alrededor del 45%”, dijo el ministro Zevallos hace una semana.

Agustín Albán, presidente del COE de Pichincha, anunció el pasado viernes que este lunes 29 de junio se retomará la actividad laboral presencial en el sector público de Quito, con un 25% de funcionarios. “Personas que formen parte de grupos vulnerables, convivan con ellos o tengan alguna enfermedad respiratoria o catastrófica, continuarán sus actividades bajo la modalidad de teletrabajo”, precisó Albán.

El 15 de junio, el alcalde Yunda alertó que había “un preocupante aumento de la demanda de camas, tanto en hospitalización como en UCI” y que “la capacidad de la red pública de salud, está al tope”. Entonces, anunció que solicitaría “al COE Nacional una reunión urgente para tomar las decisiones más adecuadas para proteger a nuestros conciudadanos”.

Tres días después, el Burgomaestre envió una carta con cuatro peticiones al 
COE Nacional: el aplazamiento del inicio del trabajo presencial en el sector público, el aplazamiento del servicio de transporte interprovincial, la ampliación del toque de queda de 18:00 a 05:00 y la prohibición de venta y consumo de licor (ley seca).

El COE decidió que el trabajo presencial se retome este 29 de junio y que el transporte interprovincial opere desde este miércoles 1 de julio. El 19 de junio, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, anunció que no se autorizó la ampliación del toque de queda ni la ley seca con el semáforo amarillo en Quito.

!function(e,i,n,s){var t=”InfogramEmbeds”,d=e.getElementsByTagName(“script”)[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement(“script”);o.async=1,o.id=n,o.src=”https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js”,d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,”infogram-async”);