La recaudación de impuestos registra un incremento d…
10 de 26 heridos presentan estados críticos tras exp…
Cynthia Viteri: 'Sin seguridad no hay Gobierno', fre…
Testigos dicen que armados dispararon y lanzaron un …
Al menos 41 muertos y una decena de heridos por ince…
Cuatro eventos multidisciplinarios marcan el fin de …
Gobierno ofrece USD 10 000 de recompensa por informa…
El Chaquiñán, sendero ecológico de identidad quiteña

Un extraño en taxi intentó llevarse a un chico a la salida del colegio en Quito

Imagen referencial. Un hombre dijo que la mamá del adolescente lo había enviado al colegio para recogerlo en el taxi. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Imagen referencial. Un hombre dijo que la mamá del adolescente lo había enviado al colegio para recogerlo en el taxi. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Imagen referencial. Un hombre dijo que la mamá del adolescente lo había enviado al colegio para recogerlo en el taxi. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Arturo (nombre protegido) es un padre de familia que compartió por redes sociales una experiencia que pudo terminar en desgracia, no solo para su hijo Damián (nombre protegido), sino para toda la familia. Aunque no sucedió nada, el hombre quiso advertir a sus conocidos, este martes 19 de marzo del 2019, para que hablaran con sus hijos y tomaran recaudos. 

El hombre relató que Damián acude a clases extracurriculares en su colegio. Hasta allí llegó un extraño, en un taxi amarillo, asegurando que la mamá del chico le envió a recogerlo para llevarlo a su casa.

En el plantel de Quito el extraño proporcionó los nombres y apellidos de la madre. Fueron a buscar a Damián en su curso y le avisaron que esta persona lo había ido a buscar. Entonces el joven notó algo raro, ya que su madre nunca envía taxis amarillos para recogerlo, cuenta el padre en el video.

Cuando el chico salió, le dijo al hombre del taxi amarillo que espere, y que llamaría a su madre para preguntarle. En ese momento –cuenta el padre del estudiante– el hombre desapareció. En efecto, su mamá no había mandado a buscarlo.

Arturo compartió su experiencia, pidiendo que los padres manejen códigos de seguridad con sus hijos para evitar que extraños logren convencerlos. En su caso, recalca que fue clave que su hijo haya dudado y llamado a su madre para confirmar.

La Dirección Zonal de Educación, de la Subsecretaría de Educación del Distrito Metropolitano de Quito, indicó que las instituciones educativas llevan un registro de quién es el representante legal del estudiante.

Si por algún motivo el representante legal no puede retirar al estudiante tendrá que informar mediante un comunicado debidamente firmado o a través de una llamada telefónica a las autoridades, inspectores o departamentos de Consejería Estudiantil de la institución, precisó la Dirección.

En el comunicado, se especificó, se informará quién es la persona autorizada para retirar al chico, precisando el día y hora. Además, cualquier particularidad sobre temas de seguridad acordados entre la comunidad educativa deberá estar registrado en el Código de Convivencia de la institución educativa.

Según la Dirección Zonal, al ingreso y salida de los estudiantes de las instituciones se encuentran activos los comités de seguridad, conformados por docentes y padres de familia.

Estos se ubican de manera estratégica en los alrededores y se encargan de cuidar a los estudiantes e informar en el caso de ver algo inusual o peligroso fuera de la institución. “Además se han coordinado acciones con agentes metropolitanos y Policía Nacional para que brinden seguridad en los alrededores de instituciones educativas”.

A las autoridades de planteles, la Dirección recomienda establecer redes de comunicación entre estudiantes, padres y autoridades y controles de ingreso.

Mientras que para los padres de familia o representantes legales se recomienda estar siempre en comunicación con la institución, mantener el diálogo con los hijos sobre medidas de seguridad y establecer códigos en casos de emergencia y organizarse entre padres y autoridades de los planteles.