29 de August de 2011 00:01

En el parque La Carolina no se hace buen uso de los ecotachos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Botellas de licor, fundas, tarrinas, vasos plásticos y hasta cáscaras de frutas estaban ayer desperdigadas por el césped del parque La Carolina, en el norte.

A pesar de que hay tachos diferenciados: verdes para la basura orgánica, amarillos para plásticos y enlatados y azules para papel y cartón, los usuarios del parque botan los desperdicios por doquier. El 6 de agosto pasado, La Carolina fue declarado el primer parque verde Quito, desde donde se iba a promover el reciclaje.

En cuatro puntos (Cruz del Papa, Mundo Juvenil, Jardín Botánico y Minicomplejo Deportivo) se colocaron tachos diferenciados, para que los visitantes, deportistas y vendedores clasifiquen los desechos y los depositen en cada uno de ellos. Este plan de reciclaje todavía no tiene acogida.

En las zonas de las comidas es donde más desperdicios se hallaron en el piso. Romeo Álvarez miraba un partido de voleibol mientras se servía un cevichocho, junto a la banca de cemento donde se sentó había botellas de licor y platos desechables.

“Es lamentable, no hay colaboración ciudadana”, opinó.

El tacho de basura, ubicado en este sitio, estaba repleto de cartones para el embalaje de material pirotécnico. Las cajas también estaban desperdigadas en el piso. Esta misma escena se observó en las canchas de fútbol infantil. Los tachos verdes estaban repletos de basura mezclada. Las personas no separan los residuos. Para Roney Vaca, se requiere más control del Municipio hasta que la ciudadanía tome conciencia sobre el reciclaje. “No es suficiente presentar una campaña y sentarse a esperar que funcione por sí sola”.

Cuando se presentó la campaña, Carlos Sagasti, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Aseo (Emaseo), explicó que 200 comerciantes fueron capacitados para que reciclaran en sus negocios. Esto tampoco se cumplió. En varias carretas y carpas se observó un solo tacho en donde colocaban todo tipo de basura. El justificativo de los comerciantes es que separan los residuos al final de la jornada.

En la Cruz del Papa, los tachos amarillo y azul contenían poca basura. Para Wilson Andrade, vendedor de helados desde hace 10 años, las personas que están cerca de la zona son las únicas que utilizan estos tachos. “Es difícil que la gente venga de un lugar lejano solo para botar la basura”.

Tania Tepa acudió ayer al parque para observar una competencia de atletismo. Los bordes de la pista estaban atestados de vasos plásticos blancos, que los deportistas utilizaron para beber agua. Los organizadores indicaron que los recogerían luego del torneo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)