25 de August de 2011 00:01

Una línea se activó para las emergencias por la lluvia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A las 08:30 de ayer el cielo de Quito estaba despejado. Para Marisela Gómez eso ya no es presagio de que hará un buen día. Más bien estaba confundida. Y no era para menos. Ella vive en La Ferroviaria y en la tarde del martes tuvo que refugiarse en una tienda hasta que pasara el aguacero.

“Temprano, a lo que salía, hacía un solazo y no tomé las precauciones. Cuando ya regresaba a la casa, la lluvia me sorprendió. No hay más que pensar que estamos viviendo un verano combinado con lluvia”.

La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas activó la línea 1 800 366 677 para receptar las emergencias por el invierno. El propósito es actuar con prontitud frente a los deslaves, inundaciones de vías o colapso de alcantarillas.

Soles en la mañana y aguaceros en la tarde, esa ha sido la constante del clima en las dos últimas semanas en Quito. Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), la variabilidad en el clima continuará en los próximos cinco días. El técnico Alejandro Terán explicó que en las mañanas habrá cielo despejado y en las tardes nubosidad total con presencia de lluvias.

Mónica Rodríguez vende cosméticos y se ha visto obligada a cambiar su itinerario de trabajo. Hasta el mes pasado, en las mañanas se dedicaba a los quehaceres domésticos y en las tardes visitaba a sus clientes. Actualmente hace lo contrario.

“Me da miedo recorrer la ciudad cuando llueve. Se genera un caos: el tránsito se traba y se corre el riesgo de quedarse en uno de los pasos a desnivel inundados”.

Ahora ella cocina en las tardes para la merienda y para el almuerzo del siguiente día.

Para Doris Torres, en estas épocas de lluvia es cuando más se evidencia el irrespeto de las personas. Ella, por más de una vez, ha sufrido la mala práctica de los conductores. “Pasan a velocidad por donde el agua está empozada y el lodo se impregna en la ropa de los transeúntes”.

Torres estudia Economía y para evitarse tanto contratiempo prefiere quedarse en la biblioteca hasta que escampe. “Es un problema, porque mi hija se queda con mi madre y debería llegar lo más pronto”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)