Brechas laborales persisten en el país
Asesinato de Efraín Ruales, sin sentenciados luego d…
Entre 40% y 50% de las vías de la capital necesita u…
Fiscal pide 12 años de prisión para Kenji Fujimori
En marzo Ecuador concretará el acuerdo comercial con México
Grupo antivacunas irrumpe en un hospital
Mujer no embarazada obtiene un amparo para acceder al aborto
ANT no incrementará costos de sus servicios en este año

El 36% de inmuebles subiría por actualización de catastro

El Municipio de Quito prepara los valores del impuesto predial del próximo año. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El Municipio está a un paso de definir cómo se cobrará el impuesto predial en 2022. Dos normativas ya aprobadas incidirán en el cobro de este tributo: la valoración de inmuebles y la Tasa de Seguridad. 

Este año, los dueños de 912 439 inmuebles debían cancelar el impuesto predial. Pero hasta el 30 de noviembre pasado (último corte), solamente 574 196 lo hicieron, es decir, 63% cumplió con esa obligación. 

El primer debate sobre el cobro del predial para el bienio 2022-2023 ocurrió el jueves pasado. Cada dos años, el Concejo establece las reglas para dicho rubro, después de la actualización del catastro, tal como lo establece el Código Orgánico de Ordenamiento Territorial (Cootad). La proyección del Cabildo es recaudar USD 85,7 millones para el próximo año. Y, según lo ofrecido por el alcalde de Quito, Santiago Guarderas, la tabla para el cálcu­lo del predial no variará. Es decir, en principio no habrá aumento en este impuesto. 

Sin embargo, Guillermo Montenegro, director Metropolitano Tributario, explicó en la sesión que 36,32% de los inmuebles pudiera experimentar un aumento en el valor. 

¿Por qué? Si bien la tabla para la fijación del impuesto es igual a la del bienio 2019-2020, la actualización del catastro puede modificar la base imponible (grupo de propiedades, sea en área rural o urbana, que una persona posee). 

Montenegro lo explicó así: “el cambio ocurre por las variaciones del avalúo catastral. Puede ocurrir que una persona que tiene tres inmuebles urbanos, de los cuales uno de ellos este año pasó de rural a urbano, incida en un incremento del avalúo”. 

El preludio para la ordenanza sobre el predial fue la normativa para la Valoración de los inmuebles. Según la concejala y presidenta de la Comisión de Uso de Suelo, Mónica Sandoval, el documento estableció cómo se valorarán las construcciones, la tierra y los adicionales constructivos. 

Sin embargo, antes de esa Ordenanza, Quito ya contaba con otra normativa. Con ella se buscó incidir en las reducciones más que en los incrementos de los precios.“Los factores de corrección hacen que ciertos inmuebles que tienen algún deterioro o no tienen las características como ventilación, obsolescencia, puedan disminuir en su costo y bajar el impuesto predial”, dijo la edil. 

Para que los nuevos avalúos se reflejen en el predial del próximo año, según Sandoval, el Municipio trabajó en la actualización del catastro de la ciudad en este año.

La capital, en 2022 está avaluado en USD 92 442 millones. El próximo año, el Cabildo espera recaudar por predial USD 85,7 millones.  

Además, hay una disminución del avalúo de la ciudad de USD 7 815 millones. Esto porque hubo una actualización de la información de los predios sin ubicación geográfica, por USD 6 517 millones por presidios sin ubicación. 

También se reducen USD 769,9 millones por la depuración del catastro, y otros USD 527,8 millones por la clasificación del suelo; es decir, los de urbano a rural y viceversa. 

Otro rubro que se reflejará en el predial del próximo año será el de la Tasa de Seguridad.

Ese pago estaba en entredicho después de que la Corte Constitucional decidiera que su cobro debía estar sujeto a cambios como la posibilidad de evaluar los proyectos que financien la tasa. 

Según las proyecciones del Cabildo, el próximo año se prevé recaudar USD 8,7 millones por esa tasa. Dichos recursos serán administrados por la Empresa de Seguridad del Municipio, en diferentes proyectos, y el mecanismo de evaluación ciudadana está listo. 

La Ordenanza divide a la ciudad en nueve sectores para cobrar la tasa. Para cada uno hay un porcentaje. El porcentaje más bajo es el de nivel 9, y paga el 0,50% de un Salario Básico Unificado (SBU). El más alto es el del sector 1, en donde se cancela 6,7% de un SBU.

Para Carlos Licto, experto en materia tributaria, el Municipio debe considerar que aún no se ha superado la pandemia. La crisis ha determinado que los costos de los predios desciendan porque la gente no tiene dinero. Por eso, un incremento del predial sería un error. 

Suplementos digitales