21 de August de 2011 00:01

Exitosa novillada en la Plaza Belmonte

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La primera novillada sin matar al toro, después de la aprobación de la pregunta 8 de la consulta popular, se realizó el viernes en la Plaza Belmonte en Quito.

La Unión de Toreros Ecuador organizó las Terceras Jornadas Taurinas Culturales para fomentar esta tradición. El acto fue a las 19:00 con una presentación de flamenco, danzas folclóricas y exhibición de doma ecuestre.

Cerca de las 19:50, y con los tendidos casi llenos, empezó el paseíllo con cuatro jóvenes novilleros; Daniel Garzón, Andrés Roca Rey, Paúl Játiva y David Yánez; con reses de la ganadería de San Juan.

El primero en torear fue el colombiano, Daniel Garzón, quien recibió al novillo con verónicas, talaveranas y remató con una revolera en el primer tercio de la faena. Antonio Campana colocó un buen par de banderillas y Garzón cogió la muleta.

El primer novillo de San Juan quedó corto en el viaje; sin embargo, hizo una faena variada. Cumpliendo el mandato ciudadano, se señaló a la res simbólicamente con una banderilla.

El presidente de la Plaza le concedió una oreja disecada como distintivo del verdadero premio que se concede a los toreros cuando cumplen una buena faena.

[[OBJECT]]

El segundo de la noche fue el peruano Andrés Roca Rey, quien recibió a un novillo castaño con lances de verónicas y chicuelitas de gran lucimiento. Roca Rey fue el único novillero de la noche que pidió permiso a la autoridad para poner las banderillas. Alcanzó grandes ovaciones del público. Roca Rey tomó la muleta y el novillo empezó a quedarse corto en los pases, lo que forzó al novillero a arriesgar más y sufrió una voltereta. Dio una vuelta al ruedo.

El tercero de la noche fue para David Yánez de la escuela taurina de Quito Jesús del Gran Poder. Por su buena faena se llevó dos orejas y una vuelta al ruedo.

El más joven de los novilleros, con 11 años, fue Paúl Játiva. Prendió a la plaza recibiendo al novillo con una larga cambiada de rodillas y lucidas verónicas. Al tratar de hacer el quite, la res fue directo a su pecho y recibió una fuerte voltereta. A pesar del susto, cumplió una destacada labor entre aplausos generales. Recibió dos orejas simbólicas.

Al finalizar el festejo, Garzón y Játiva salieron a hombros por la puerta grande.

Durante las dos primeras faenas, los asistentes gritaban frases en contra del Gobierno por proponer en la consulta popular los cambios a las corridas taurinas en la capital. “Abajo Correa, vivan los toros”, repitieron los aficionados por varias ocasiones.

Hoy a las 14:00 concluyen las jornadas con un festival en el que se lidiarán reses de Santa Rosa para matadores nacionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)