Emprendimientos se reactivan tras aluvión de La Comuna y La Gasca

Los emprendedores de La Comuna y La Gasca fueron parte de talleres para mejorar sus negocios. Fotos: Cortesía AEI

Los emprendedores afectados por el aluvión de La Comuna y La Gasca, en el noroccidente de Quito, dieron un nuevo impulso a sus negocios. Formaron parte del programa Re-Emprende.  

Además de las pérdidas humanas, el lodo que bajó desde la quebrada El Tejado cubrió el esfuerzo de años de trabajo.El material se extendió por 3,2 km. Ocurrió el 31 de enero del 2022 y 29 personas perdieron la vida.  

Tras un año de la tragedia, 57 emprendedores se graduaron de capacitaciones junto a Alianza para el Emprendimiento y la Innovación. Esta es una red publico privada, con 160 aliados.

En la agrupaciones incluyen universidades, así como entidades como la Secretaría de Desarrollo Productivo del Municipio y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Las capacitaciones, que duraron cinco meses, incluyeron finanzas personales, atención al cliente y habilidades digitales básicas. Estructurar un plan, un presupuesto personal y familiar fueron parte de las jornadas.

Negocios tienen un nuevo impulso  

Vicente Soto se salvó del aluvión que bajó por La Comuna y La Gasca. Pero esto no ocurrió con su pizzería Oto’s. 

El local estaba a unos metros de la cancha donde murieron al menos 23 de las 29 víctimas del fenómeno. El negocio volvió a florecer en un local aledaño, en la calle N24-C e Ignacio de Quezada. Al sitio se lo conoce como la zona cero.  

Poco a poco ha ido levantando el negocio que fundó en octubre del 2021. El hombre de 40 años tiene presente aquella tarde en la que el lodo lo cubrió.  

Él logró ponerse de pie y a buen recaudo, mientras observaba que casi toda su inversión se perdía. Solo se libraron el horno y una mesa de metal.  

A Vicente no solo le costó reponer el negocio y llegar a vender, incluso, por plataformas digitales, también sus ánimos se quebrantaron. “Por mucho tiempo no quise hablar con nadie”. 

La solidaridad fue uno de los pilares. El hombre recuerda que luego del aluvión hubo quienes llegaron con utensilios y otros implementos. El Municipio le entregó materia prima. Aún así, “tenía dudas de volver a empezar”.  

La motivación se consolidó con sus cuatro hijos y su esposa. Actualmente, a un año de la tragedia, atiende el local de 17:00 a 03:00, de lunes a domingo.  

Vicente se animó aún más con las capacitaciones, en las que, a su vez, pudo intercambiar vivencias con vecinos. Se sintió identificado con las experiencias, con las ganas y la necesidad de recuperar el sustento del hogar. 

Carmen Tana es parte de las 57 personas graduadas. Ella perdió su casa en el aluvión y parte del negocio que compró apenas dos meses antes de la tragedia. Se trata de un mini market, cerca de la zona cero.  

El comercio no se destruyó totalmente y pudo reabrirlo. No había opción, además de sostener a la familia aún debe pagar el préstamo que pidió para comprar el local.  

Carmen vive en La Comuna desde hace 20 años. Ella tiene 43 y es madre de dos retoños, de 18 y 14. Su hija padece dermatomiositis juvenil y buscan ayuda médica. En Re-Emprende identificaron que de las personas emprendedoras en La Comuna, el 81% corresponde a mujeres y en La Gasca 58%.  

Richard Gallegos, esposo de la comerciante, también logró poner un negocio de comida rápida junto al local de víveres. La familia habita en un cuarto en la parte trasera de la tienda, que antes servía de bodega. El anhelo es reconstruir la vivienda afectada por el aluvión.  

Como parte de las propuestas de reactivación económica se halló que, en La Comuna, la mayoría de los negocios (39,22%) se dedica a la comercialización de productos, seguido por la oferta de servicios (35,29%) y mixtos (25,49%). 

En cambio, en La Gasca, los mixtos primaron (43,48%). Un 30,43% oferta productos y el 26,09%, servicios. La edad promedio de emprendedores es de entre 30 y 60 años.  

125 comercios identificados en la zona de la tragedia  

La Secretaría de Desarrollo Productivo y Competitividad impulsó un análisis de las principales actividades comerciales de las zonas afectadas. Identificaron tiendas de barrio, restaurantes, papelerías, fruterías, etc. La línea base fue de 125 comercios.  

El equipo de la entidad municipal constató necesidades de asesoría técnica para el fortalecimiento comercial y productivo, a través de talleres y otros procesos participativos. 

Con las capacitaciones, por ejemplo, Vicente y Carmen aprendieron a realizar inventarios de forma técnica y a llevar de mejor manera la contabilidad. Ambos tienen el sueño de crecer y dar empleo.  

La mujer, a la par, piensa en sus vecinos. Y trabaja para llegar a tener una bodega con descuentos. De esta forma, dice, aspira a ofrecer precios más accesibles para la comunidad.  

En diciembre del 2022 se desarrolló el Festival de Integración Pambachupa, con juegos tradicionales, actores culturales, feria productiva y elección de quiteña bonita. Una de las metas fue motivar al consumo local de Una `Caja de herramientas’ para la reactivación.  

Por otro lado, el 2 de febrero del 2023 se realizó la entrega oficial de la denominada Caja de Herramientas. Se trata de una suerte de manual con lo que se debe hacer luego de un desastre. Como crear un comité para levantar las necesidades. La iniciática es parte de Quito previene. 

Noticias relacionadas:

Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales