La Asamblea aplaza debate del caso ‘Pandora Pa…
85 562 personas más recibirán bono de USD 50, otras …
Ponente de la reforma tributaria niega acuerdo con e…
Celec firma memorándum con ingenieros de EE.UU. por …
Horarios, multas… AMT anuncia plazos para cump…
100 años de cárcel para antiguos espías por matar a …
Ruiz: ‘La ley está hecha a medida del Gobierno…
Bancos atenderán en agencias con horario diferido es…

2021: más denuncias de mujeres en los CEJ

Johanna Vélez recibió auspicio del Centro de Equidad en un proceso de violencia en contra del padre de sus hijos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Mayra Cevallos (nombre protegido) asiste una vez a la semana a su terapia psicológica en el Centro de Equidad y Justicia de La Delicia (norte de Quito). La agresión física de su expareja la llevó a buscar ayuda y hoy recibe acompañamiento para superar el hecho. 

Los seis Centros de Equidad y Justicia están a cargo de la Secretaría de Inclusión del Municipio. El caso de Cevallos es uno de los 9 433 que este año se han atendido en esas entidades. 

El Municipio tiene dos instancias para atender a mujeres víctimas de violencia. Una es la Junta de Protección de Derechos y la otra los Centros de Equidad y Justicia (CEJ). Los segundos atienden casos derivados de la Junta y ­
también de personas que acuden directamente. 

Del total de atendidas hasta el lunes pasado, las mujeres víctimas de algún tipo de violencia (física, sexual, psicológica o patrimonial) formaron el 46%. Un 15% fue por violencia intrafamiliar, 19% por maltrato infantil, otro 19% por otro tipo de servicios y 1% por violencia sexual.

Según Alexis Aguilar, de la Secretaría de Inclusión, este año ya se reporta más atenciones que el año pasado, pese a que aún falta un poco más de un mes para terminar 2021. Durante el año pasado se atendieron 8 583 casos.  
La Secretaría de Inclusión atribuye el aumento a que cada vez más, las personas deciden acudir de forma presencial después del incremento en el porcentaje de vacunados contra el covid-19 en Quito. 

Los CEJ proporcionan ayuda psicológica, acompañamiento de trabajo social y asesoría legal. En el caso de Cevallos, mediante la Junta obtuvo una boleta de auxilio en contra de su expareja y ahora sigue un tratamiento psicológico. 

Ella tiene 33 años y dos hijos. Su caso llegó al límite cuando no solo fue agredida por su expareja sino también por la actual pareja del papá de sus hijos. “A veces tenemos miedo de denunciar. No sabemos cómo hacerlo. Hoy, gracias a la terapia y acompañamiento, puedo identificar la violencia de la que antes no me daba cuenta”.  

Otro caso. Johanna Vélez tiene 37 años. Desde 2009 libró una batalla legal para recuperar a sus hijos. En su casa vivió violencia intrafamiliar y, tanto en el trámite para recuperar a los niños como para entablar un proceso de alimentos, recibió asistencia del CEJ. 

Vélez ya terminó su terapia psicológica. En los momentos más difíciles por la separación de sus hijos, el psicólogo fue uno de sus apoyos para afrontar esta etapa. “Fue un proceso complejo. Hubo una época en la que no los podía ver ­porque se los llevó a otra ciudad”, relató. 

Ella también asistió al CEJ de La Delicia. Allí se atiende a personas del noroccidente de Quito y es el que más parroquias abarca, Además, se ubica al interior de la Casa de la Justicia en donde también funcionan otras dependencias, como la Defensoría Pública y centros de mediación. 

Sin bien, en los CEJ las atenciones aumentaron, según las cifras del Observatorio Metropolitano de Seguridad, los reportes de agresiones físicas a mujeres disminuyeron.

Las alertas al ECU-911 muestran que en 2020 hubo 3 287 llamadas por violencia física contra la mujer; en lo que va de 2021 se han reportado 2 139.  

Además, en lo relacionado con violencia psicológica el año pasado hubo 16 481 alertas, mientras que en este año, hasta ayer, se registraban 14 116 llamadas por este tipo de hecho. 

Carla Patiño, cofundadora de Fundación Idea Dignidad, que acompaña a mujeres víctimas de violencia, considera que menos reportes en el sistema no quiere decir que las agresiones se hayan reducido. 

Recordó que debido a las restricciones muchas víctimas se han mantenido en el mismo espacio con sus agresores. Además, en el sistema educativo con la asistencia presencial se podían detectar casos que en la virtualidad pueden ser más complicados de evidenciar.

En este escenario, Patiño comentó que la labor de los CEJ es importante, ya que ofrece servicios que generalmente son proporcionados por fundaciones. El problema, apuntó, es que debido a la cantidad de casos la capacidad de atención personalizada disminuye. 

A eso se suma que este tipo de labor no siempre dispone de la mayor cantidad de recursos por parte de un Municipio. En el caso de los CEJ, durante 2021 se han invertido cerca de USD 2 millones. Para el año 2022 se prevé abrir dos Centros más. 

Cevallos, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, está convencida de que denunciar le cambió la vida. Por eso, Patiño consideró que es importante que la justicia tenga un enfoque de género que no revictimice a las mujeres para que las denuncias no se queden a medio camino. 

Suplementos digitales