Queja contra asambleísta Rosa Cerda fue calificada p…
Neisi Dajomes removió estereotipos sobre lo que pued…
Variante Delta se propaga en el sur de EE.UU. y líde…
Sector turístico de Chile pide al Gobierno que permi…
TCE pedirá al Concejo de Quito fechas sobre el cumpl…
España representa la mayor parte de los casos import…
El 82% de personas en movilidad humana en Ecuador co…
Exlegislador Fernando Flores será embajador de Ecuad…

Efectivos del Ejército, Policía y Municipio controlan las ventas ambulantes y el uso de la mascarilla en Quito

Este miércoles 8 de abril del 2020 se realizaron operativos de control del uso del espacio público en Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Este miércoles 8 de abril del 2020 se realizaron operativos de control del uso del espacio público en Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Este miércoles 8 de abril del 2020 se realizaron operativos de control del uso del espacio público en Quito. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Un operativo de control del espacio público se realizó desde las 03:00 de este miércoles 8 de abril del 2020 en la avenida Martha Bucaram de la Ciudadela Ibarra, en el sur de Quito. Intervinieron 180 uniformados de la Policía Nacional, Fuerzas Armadas, Bomberos de Quito, Policía Metropolitana, funcionarios de la Secretaría de Seguridad del Municipio y de la Agencia Metropolitana de Control.

En ese populoso sector de la ciudad los 180 efectivos trabajaron en el control de la circulación vehicular y las ventas en el espacio público para evitar aglomeraciones. Además, se revisó el uso obligatorio de mascarillas como norma de bioseguridad. Esto luego que el alcalde Jorge Yunda emitiera una resolución para el uso obligatorio de la mascarilla y la aplicación de sanciones económicas a los infractores.

La intervención en la Ciudadela Ibarra se realizó tras receptar denuncias en las que vecinos del sector se quejan por la presencia de vendedores autónomos no regularizados. De hecho, el pasado domingo 5 de abril hubo cientos de personas trabajando en la vía pública.

Las frutas, hortalizas y verduras fueron colocadas sobre la acera junto a las camionetas que expendían mariscos, choclos y quesos. Los transeúntes compraban los productos; unos utilizaban mascarillas y guantes, otros lo hacían sin protección.

Algunos comerciantes vendían productos que no son de primera necesidad. Expendían carteras, mochilas, películas y artículos usados como planchas y aparatos electrónicos. Un hombre ofrecía pinturas que colocó sobre una pared, junto a una farmacia.

Un operativo de control se realizó en la Ciudadela Ibarra. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Lo mismo pasó en el transcurso de esta semana. César Díaz, secretario de Seguridad del Municipio, indicó que los operativos serán permanentes en las zonas donde hay aglomeración de personas. Acotó que se retirará la mercadería de quienes trabajen en la calle. “Ya se hizo una socialización previa”.

También se colocaron cercas en la zona para evitar la acumulación de mercaderes informales y se reforzarán los patrullajes móviles. “Nuestro objetivo no es retirarles los alimentos, desde el lado humano respetamos su trabajo, pero en este momento estamos empeñados en hacer respetar el espacio público”.

Díaz cuestionó el manejo sanitario de los productos y cómo se los manipula antes de venderlos al público. “Queremos hacer esperar el derecho a la vida”, precisó Díaz.

Los operativos también se ejecutaron en el Camal Metropolitano, en el sur de la capital. Ahí los agentes controlaron que no haya aglomeraciones y sancionaron a quienes incumplían la normativa. El Municipio indicó que en horas de la tarde dará un balance de los operativos y el número de sanciones.

“En el Camal Metropolitano aún las personas no entienden la gravedad de esta emergencia. Hacen caso omiso y permanecen en el espacio público poniendo en riesgo a la población en general. Por eso realizamos un estricto control en la zona para evitar más contagios”, dijo la supervisora general de la AMC, Estefanía Grunauer.

En el Mercado Mayorista, en el sur, los controles se realizaron desde muy temprano. Ahí se mantiene la restricción de acceso y se permite el ingreso únicamente a los distribuidores mayoristas.

Ventas informales en la calle Lizardo Ruiz en Cotocollao. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.


En el bulevar de Cotocollao, ubicado en la calle Lizardo Ruiz, en el norte, se registró baja afluencia de personas y comerciantes informales.

Este Diario recorrió ese sector y constató que cuatro vendedores autónomos salieron a comercializar mariscos, aceites y papel higiénico. Una señora expendía verduras. En la puerta de un comisariato había cerca de 15 personas que sí respetaban el metro de distancia.

El mercado y la feria libre de La Ofelia, localizados en la avenida de La Prensa, no atendieron al público. En la calle John F. Kennedy se encontraba un grupo de cuidadores de autos. En la acera caminaban aproximadamente 15 personas, todos utilizaban guantes de látex y mascarillas. Los locales que no venden productos de primera necesidad estaban cerrados.

En la esquina del semáforo de las avenidas De la Prensa y Diego de Vásquez había un grupo personas que vendía tabacos, guantes y mascarillas. Uno pedía dinero a los conductores de los automotores.