2 de August de 2011 00:03

Aprenda a actuar en una inundación

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Si bien no es posible impedir los desastres naturales, sí es posible atenuar sus consecuencias. Como aseguran los expertos, muchas tragedias se agravan por la imprudencia, la temeridad, el descuido o el desconocimiento de ciertas medidas que pueden (y deben) adoptarse antes, durante e inmediatamente después de las emergencias.

El Ecuador, concretamente, es un país muy propenso a sufrir inundaciones. Prácticamente, todos los años, durante el invierno, el nivel de las aguas sube, los ríos se salen de sus cauces y, en cuestión días, extensas áreas de terrenos quedan anegadas, poniendo en peligro la vida de miles de personas.

Por eso, es indispensable conocer y seguir los consejos y las recomendaciones de los expertos para saber qué hacer cuando las lluvias arrecian y los ríos se desbordan. Hay cierta información básica que se debe tener en cuenta y que aportará en su seguridad y en la de su familia. Usted debe conocerla para actuar en función de su seguridad.

Por lo general, los desastres naturales nos toman desprevenidos. Como la mayoría de ellos, las inundaciones pueden llevar a pérdidas de vidas y daños a la propiedad, con gran impacto sobre la salud pública. Usted debe conocer qué cosas debe llevar, inevitablemente, en su maleta, en caso de una evacuación.

Lo primero es conocer los riesgos de inundación y las características del área en la cual reside. Si no está informado sobre estos aspectos, comuníquese con el organismo de administración de emergencias de su localidad.

Si vive en una zona con riesgo de inundación, manténgase alerta si ha habido lluvias fuertes durante varias horas, o lluvia persistente durante varios días. Procure escuchar las emisoras locales de radio o de televisión para recibir información oportuna y estar preparado para actuar.

¿Qué hacer durante una inundación?

Evite atravesar áreas inundadas si no tiene el apoyo de personal especializado. No cruce puentes donde el nivel del agua ha subido, pues sus bases pueden estar debilitadas. Aléjese lo más pronto posible, porque la crecida puede ser repentina.

No conduzca por calles o avenidas inundadas, porque no conoce el nivel de agua acumulada.

Aléjese de los lugares donde puedan producirse deslaves.

No se arriesgue atravesando caminos inundados. Si es imprescindible, use un bastón o un palo para tocar el suelo y calcular su profundidad.

Aléjese de las líneas caídas de suministro eléctrico.

No deje solos a niños ni a ancianos.

Precauciones después de una anegación

Regrese a su vivienda cuando haya pasado el peligro.

Si su vivienda sufrió afectaciones, solicite una inspección en las oficinas de Gestión de Riesgos o en el Municipio de su localidad. Si presenta daños estructurales, no vuelva a ocuparla, podría derrumbarse.

Retire el agua lluvia acumulada con cualquier recipiente y abra canales para que no se estanque. De esta manera evitará la proliferación de insectos transmisores de enfermedades.

Testimonios

'Ingresé a la casa y había agua en la sala'

Elizabeth León. Microempresaria

Hace cuatro meses, mi departamento, ubicado en la planta baja de los condominios José Peralta, en la avenida Morán Valverde, se inundó. Había llovido la tarde y la noche. Cuando regresaba de mi trabajo, a las 22:30, al ingresar a la casa me percaté que había agua en la sala.

Caminé hasta la cocina que estaba completamente inundada, el agua me llegaba hasta más arriba de los tobillos. La sala, los pasillos y los dos dormitorios que son alfombrados se inundaron.

Soy de Santo Domingo de los Tsáchilas y vivo sola en Quito. Inmediatamente traté de llamar a los bomberos, pero la línea del teléfono convencional no funcionaba, llamé desde mi celular. Ellos llegaron en 15 minutos. Tuve que esperar que deje de llover para sacar el agua que había ingresado desde el patio de los condominios a mi casa.

‘Casas aledañas a la mía se derrumbaron’

Francisco Miranda. Estudiante de Derecho

Vivo en el Comité del Pueblo. En la avenida Gaspar Maldonado, la que baja al sector de La Bota. En el pasado invierno, la parte trasera de las tres casas aledañas a la mía se derrumbaron por las  lluvias. Vivo con mi madre y mis tres hermanos pequeños. Cuando sucedió el deslave, me encontraba en mi casa con mis hermanos, escuché gritos de mis vecinos y en seguida salí al patio de mi casa y me percaté que las viviendas estaban  cediendo. Vestí con ropa a brigada a mis hermanos y los llevé   a la casa de una prima que vive en la avenida principal del barrio.

Regresé para custodiar mi casa y ayudar a mis vecinos a retirar sus pertenencias del patio o la cocina, que  eran las partes que estaban en el borde de la ladera.

Me di cuenta que las personas no estamos preparadas para enfrentar un derrumbe.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)