Bus interprovincial cae al abismo y causa la muerte …
¿Cuál es el plan del Municipio respecto a la insegur…
Ecuatorianos viajan a Perú y Brasil para llegar a EE…
La CAF desnuda cuatro problemas del IESS que afectar…
Comisiones de Fiscalización y Garantías Constitucion…
La contención del covid-19 en barrios de Guayaquil s…
Daniela Valarezo: ‘En 19 meses vamos a ordenar…
Testimonio de Maribel Angulo: ‘Lo dejé en un h…

106 bares y discotecas reabren en plan piloto en Quito

La Mariscal, en el centro-norte de Quito, es la zona más afectada por el cierre de discotecas durante la pandemia. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

En marzo del 2020, con el inicio de la emergencia sanitaria por el covid-19, los bares y discotecas cerraron sus puertas. Desde el miércoles, al menos 106 locales inscritos hasta el viernes pasado reabrirán como parte de un plan piloto.

Su actividad se consideró de alto riesgo, por la cercanía de los asistentes y el espacio en donde se realizaba. Incluso, el Municipio suspendió sus Licencias Únicas de Actividades Económicas (LUAE).

La Secretaría de Salud del Municipio capitalino tuvo el mismo criterio para la suspensión de los espectáculos públicos, gimnasios, ferias y centros de tolerancia. Sin embargo, todos ellos ya tuvieron un plan piloto que permitió su reapertura con estrictos protocolos de bioseguridad.

Carmen Alarcón, directora Metropolitana de Gestión del Subsistema de Salud, señaló que en Quito hay al menos 1 000 bares distribuidos en el norte, centro y sur de la ciudad. Para la reapertura, desde el 24 de agosto pasado se lleva un registro que permitirá una evaluación, caso por caso, de los negocios inscritos.

Para ser parte del plan piloto, los locales deben contar con Registro Único de Contribuyentes (RUC), LUAE y un protocolo de bioseguridad que puedan aplicar a las operaciones de su empresa y también a sus trabajadores.

En la elaboración del plan de reapertura participaron las secretarías de Salud, Coordinación Territorial, Seguridad y Desarrollo Productivo. Además, estuvieron la Agencia Metropolitana de Control (AMC) y Quito Turismo.

Alarcón explicó que desde el próximo miércoles, la Secretaría de Salud, en conjunto con otras entidades, como la AMC y la Intendencia de Policía de Pichincha, realizará las inspecciones para verificar el cumplimiento de las medidas.

Martha Guerrero es propietaria de un kararoke en el sector de Solanda. Desde mayo del 2020, se organizó con otros dueños de negocios similares para buscar la forma de reabrir. Actualmente es la representante de los bares y discotecas que ingresarán al plan piloto.

Después de casi un año y medio sin poder abrir su negocio, contó que sobrevive porque su arrendatario le perdonó meses de alquiler. Ella contó que la decisión de empezar el piloto fue posible gracias al porcentaje de vacunados que ahora existe en la ciudad.

Sobre esto, Alarcón mencionó que es un tema que ayuda aunque dijo que no es motivo para que la ciudadanía se confíe. Por eso, uno de los requisitos que se exigirá para el ingreso será el carné de vacunación.

Los locales ya se preparan para las adecuaciones que deberán realizar. Elio Serrano es propietario de una discoteca en el sector de La Mariscal, en el centro-norte de Quito. Tiene previsto abrir su negocio desde el próximo viernes. Aún no cuenta con los purificadores de aire que necesita para un espacio como el de su local.

Cinco semanas atrás, Serrano reabrió su local, cerrado desde marzo del 2020. Se acogió a la modalidad de restaurante, aunque reconoce que no fue fácil. “La norma es que puedes vender una cerveza por cada plato de comida. Es complicado que eso se cumpla, porque hay clientes que al menos toman dos cervezas”.

La Mariscal, uno de los puntos turísticos más importantes del Distrito, está entre las zonas más afectadas por la pandemia y el cierre de negocios.

En calles como la Calama, entre Juan León Mera y Reina Victoria, se observan locales cerrados y con letreros de “se arrienda”, desde hace tiempo.

Serrano prefiere no hablar de costos de las adecuaciones. No obstante, respecto de los purificadores de aires dijo que cada uno cuesta USD 300 y aún evalúa cuántos requerirá.

La Secretaría de Salud prevé que al menos unos 500 locales sean parte del piloto. Para eso se mantendrá activo el formulario de inscripción hasta el próximo 24 de septiembre.

El registro se puede hacer desde el sitio web www.quito.gob.ec o en https://n9.cl/1zgjc.

Según Alarcón, los locales deberán cumplir con al menos el 80% de los requisitos exigidos para abrir definitivamente. Sin embargo, todo estará sujeto al comportamiento epidemiológico de la ciudad. Por lo pronto, el plan piloto para este sector durará 60 días.

Con este plan, todas las actividades sujetas a la LUAE que fueron suspendidas por el Municipio desde el inicio de la pandemia, ya cuentan con la posibilidad de reabrir.

Alarcón comentó que el 14 de septiembre terminará la evaluación de otro plan. Este tiene que ver con los centros de tolerancia. En el momento se desarrolla una segunda fase con 25 establecimientos. Esta semana, la Secretaría de Salud también realizará controles para emitir informes.

En el primer piloto para estos centros se inscribieron 28 negocios. No pasaron dos y se les solicitó adecuaciones para poder reabrir su atención.

#ATENCIÓN | Bares y discotecas entran a plan piloto en Quito. ¿Reapertura? » https://bit.ly/3n2UKhq

Posted by El Comercio on Friday, September 3, 2021

Suplementos digitales