Caídas de árboles, inundaciones y siniestros de trán…
Alcalde y Reina de Quito ganan partida inaugural del…
Gobierno evalúa riesgos de nueva variante de coronav…
Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Animada jornada de compras en Guayaquil por extensió…
Arte y artesanías en los corredores culturales
La formación de un ‘tornado’ sorprendió a Quito

Gobierno de Lasso seguirá subsidiando los combustibles

Tras 17 meses de aplicación del sistema de bandas, el presidente Guillermo Lasso anunció el congelamiento de los precios de los combustibles. Foto: Archivo EL COMERCIO

Tras 17 meses de aplicación del sistema de bandas, el presidente Guillermo Lasso anunció el congelamiento de los precios de los combustibles. Desde hoy las gasolinas extra y ecopaís se comercializarán a USD 2,55 el galón, mientras que el diésel costará USD 1,90, señaló el Ministerio de Energía.

Así, el sistema de bandas, que permitía un incremento sostenido del precio de los derivados y buscaba eliminar por completo el subsidio, se suspende. El gobierno seguirá subvencionando los combustibles como lo hace desde la década de los 70.

El ministro de Transporte, Marcelo Cabrera, señaló que la decisión de congelamiento es “la más adecuado para zanjar el problema con el sector del transporte y con la ciudadanía en general… Se encuadra en la búsqueda de soluciones a través del diálogo y consenso”, dijo.

Precio internacional del petróleo por sobre los USD 80

En la Proforma Presupuestaria 2021 el Gobierno estableció USD 1 900 millones para subsidios de combustibles.

Además, el Gobierno señaló que la demanda de derivados se ha incrementado debido a la reactivación de los sectores económicos y sin el ajuste de la banda de precios los subsidios habrían llegado a USD 2 683 millones.

Antes de fin de mes se enviará la Proforma 2022 y se conocerá cuanto presupuesta el Gobierno para este rubro, cuando se prevé precios altos del petróleo, actualmente supera los USD 80 el barril. Mientras más alto, mayor es el subsidio que debe asumir el Estado.

Sistema de bandas

En mayo del 2020, el expresidente Lenín Moreno puso en marcha este sistema de ajuste progresivo. Desde entonces, el precio del diésel tuvo un incremento del USD 0,90 y la extra USD 0,80, pero no logró eliminarse por completo los subsidios.

En julio del 2019, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió que el subsidio a los derivados beneficiaba más a los hogares ricos que a los pobres, por lo que su eliminación generaría ahorros de USD 2 300 millones al año e, incluso, traería beneficios ambientales.

Pero el debate sobre una salida al subsidio de los derivados lleva 14 años en el país. En el 2007, la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) planteó al Gobierno de la época eliminar el subsidio y dar una compensación económica directa. Todos los intentos para focalizar los subsidios no se han concretado.

Intentos de focalización

Este Gobierno también intentó el focalizar los combustibles. El 8 de junio pasado empezó un proceso de diálogo con los sectores del transporte, que reclamaba por el incremento a los precios de los derivados.

Tras cuatro meses de conversaciones, la propuesta de focalización solo al transporte público y una compensación para las otras modalidades de trasporte no convenció al gremio, que solicitó el congelamiento del precio.

El sector dio plazo hasta el próximo martes, un día antes de las marchas anunciadas contra el régimen, para que el presidente Lasso responda a su solicitud.

Luis Felipe Vizcaíno, presidente de la Federación Nacional de Transporte Pesado del Ecuador (Fenatrape), señaló que el congelamiento de los precios es el resultado del diálogo con el Gobierno. 

“Existió la sensibilidad con el Gobierno de congelar el precio de los combustibles. No solamente para el sector del transporte, sino para todo el pueblo ecuatoriano, porque es un tema que a todo el país preocupa”, dijo.

Analistas critican la medida

Para el analista económico Walter Spurrier la decisión del Gobierno es desacertada, “más ahora que está subiendo el precio del petróleo”, dijo.

Además, recordó que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aprobado el pasado 4 de octubre, prevé un incremento de ingresos por USD 1 300 millones. La eliminación del subsidio era lo único que estaba en marcha para incrementar estos ingresos, las demás son propuestas, dijo.

Alberto Acosta, editor de Análisis Semanal, agregó que el congelamiento de precios es un retroceso importante en la política de focalizar los subsidios. Ahora, toda la población será la que tiene que asumir esos costos, agregó.

“El sistema permitía que los precios suban y bajen, dependiendo del precio del internacional del crudo, eso tenía un efecto de educación en la población que entendía que los precios no pueden ser fijos, la población se estaba acostumbrando, asimilando que los precios cambien mes a mes”, dijo.

Carlos Salazar, presidente de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), señaló que el congelamiento de precios de los combustibles aleja más la posibilidad que en el país haya derivados de mejor calidad.

“La única forma de poder mejorar la calidad de los combustibles es que se liberen los precios de estos, solo ahí las comercializadoras pueden importar mejores combustibles, mientras haya un sistema de subsidios esto no va a hacer posible”, dijo.

Suplementos digitales