En Quito aumentó la radiación solar, pero los solmáf…
Ecuador y Corea del Sur, en camino a un acuerdo comercial
Siniestro de tránsito en la av. Velasco Ibarra deja …
Incendio en vivienda y siniestro vial en Pastaza dej…
Centros comerciales de Quito registran fuerte movimi…
Muere alias 'El Pirata', jefe de grupo delictivo del…
EE.UU. autoriza a Chevron a reanudar sus operaciones…
Gobierno y oposición venezolana firman acuerdo para …

Conductores trabajan con más de una aplicación para llegar al sueldo básico

Las aplicaciones de transporte ofrecen al usuario datos del conductor, ve­hículo y costo al iniciar el viaje. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Trabajar de manera clandestina, evitando policías y operativos de control es el pan diario de los conductores que se dedican a servir en alguna de las aplicaciones que prestan el servicio de transporte de personas. Es un trabajo honesto, aseguran, pero no es legal.

Esta es una práctica aceptada en varios países, donde “cualquiera puede entrar a competir”, señala el experto en movilidad Mario Villagómez. Añade que “se debe pensar en el bienestar social”, pero deben ex istir normas.

Quito es la ciudad con el índice más alto de desempleo del país. Según el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), por cada 100 capitalinos, prácticamente 10 no tenían trabajo y 22 estaban en el subempleo a fines del 2021.

De ahí que prestar el servicio de transporte a través de una aplicación se ha convertido en una fuente para obtener ingresos.

Wilson, quien pidió mantener en reserva su nombre completo, fue uno de los primeros inscritos en la aplicación que ingresó al país en 2016. Su motivación para unirse, pese a que no entendía la tecnología que manejaba la plataforma, fue la falta de empleo. “Le ven a uno de 45 a 50 años y creen que ya no sirve para trabajar”.

Los requisitos, recordó, eran licencia, matrícula, cuenta bancaria, récord policial y aprobar una capacitación brindada por la empresa. Ahora solo es necesario presentar el documento de conducir y la aprobación se hace en línea
en un par de días.

Él conducía al principio casi 12 horas al día y recibía unos USD 70 durante la jornada, “era muy bueno, le dije a mi hijo que comprara un carro para que trabaje también”, comentó.

Pero con el tiempo y la competencia las ganancias de los conductores se redujeron a menos de la mitad y tuvieron que optar por trabajar para más de una empresa. También, el encarecimiento del combustible ha generado más gastos y eso ha significado una reducción de las ganancias.

Controles y sanciones

Con la llegada de otras aplicaciones los taxistas capitalinos sintieron mayor competencia y comenzaron a exigir más control. No hay un registro oficial de cuántos autos prestan ese servicio en la capital.

“A un compañero (de la aplicación) le emboscaron, le pegaron a él y al carro”, cuenta Wilson, quien también reconoció que el miedo de ser multado siempre está vigente y que para evitar una multa ha coimado a los policías de tránsito.

De acuerdo con el artículo 386 del Código Orgánico Integral Penal, (COIP), el conductor que “transporte pasajeros o bienes, sin contar con el título habilitante correspondiente o la autorización de frecuencia” será sancionado con una multa de dos Salarios Básicos Unificados, es decir USD 850, la reducción de 10 puntos de la licencia y la retención del vehículo por mínimo siete días.

Los datos de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) revelaron que en 2021 fueron sancionados 449 conductores; en lo que va de 2022 ya suman 134.

Dura competencia

Gregorio Luna perdió su trabajo hace tres años y sintió la desesperación de las deudas vencidas mes a mes. Empezó a trabajar con una aplicación y luego ingresó a otras dos. Ahora trabaja para tres.

Las empresas coinciden en que cuando se aplica un descuento al usuario no se le paga menos al conductor. Ellos asumen el costo de las promociones.

“No es fácil tampoco. De los USD 30 que se hace en promedio cada día, unos USD 10 son para gasolina”, añadió también que guarda un porcentaje para el cambio de aceite y filtros de cada mes.

Luna trabaja hasta seis días a la semana para reunir el equivalente al salario básico. A sus 35 años y con dos hijos en edad escolar no pierde la esperanza de encontrar un empleo formal. Por ahora “no es el mejor trabajo, pero hay que agradecer que se tiene uno”.

A favor y en contra

  • Los conductores insisten en que necesitan trabajar y piden comprensión por parte de las autoridades, usuarios y asociaciones de taxistas para atender a los más de 200 000 usuarios registrados.
  • Los usuarios comentan en las calles y redes sociales su preferencia por las aplicaciones de transporte sobre los taxis comunes, sobre todo por el costo fijo que anticipa el servicio al tomar una unidad de transporte.
  • Los taxistas protestaron a fines de marzo, en rechazo a las plataformas que ofrecen servicio de transporte; suspendieron la medida tras reunirse con Santiago Guarderas, Alcalde de la ciudad.
  • Los expertos aseguran que la competencia beneficia a todas las partes y dinamiza la economía. También hacen énfasis en la imposibilidad de perseguir todo el día y en diferentes horarios a cada conductor informal del país.