Quito fest, coches de madera, la agenda por fiestas …
Siniestro entre bus interprovincial y tráiler deja d…
Mueren cuatro perros envenenados en Portoviejo
Aglomeración de personas en la avenida De Los Shyris…
CNE aprobó presupuesto de USD 18 millones para el re…
Autoridades tienen pistas sobre el responsable del a…
Consejos de seguridad para evitar ser víctima de asa…
Metro de Quito presenta cinco problemas para su func…

La NASA aún no sabe si ‘salvó’ a la Tierra

Ilustración de la nave espacial DART, de la NASA, y del microsatélite LICIACube, de la Agencia Espacial Italiana (ASI). Foto: NASA.

La NASA hizo historia el 26 de septiembre, al estrellar una nave a toda velocidad contra un asteroide con el objetivo de desviar su trayectoria, lo que supone una prueba vital para que la Tierra pueda defenderse en el futuro de peligrosos objetos espaciales.

A las 19:14 hora local del este de Estados Unidos (23:14 GMT), la nave conocida como DART (“dardo”, en inglés) se estrelló a una velocidad de 6,4 kilómetros por segundo contra la superficie del asteroide Dimorphos, ubicado a unos 11 millones de kilómetros de nuestro planeta.

Pero aunque el impacto pudo verse en la retransmisión en directo de la NASA, y eso es ya un éxito en sí mismo, los científicos tendrán que esperar días o incluso semanas para ver si la nave no tripulada logró alterar ligeramente, como era el objetivo, la órbita del mencionado asteroide.

Una labor compleja

Los investigadores esperan que el choque acorte la órbita de Dimorphos en aproximadamente un 1%, o su equivalente de 10 minutos en el trayecto que realiza alrededor del ‘hermano’ al que acompaña en su eterno viaje: Dydimos. Medir con precisión cuánto se desvió el asteroide es uno de los propósitos principales de la prueba a gran escala.

Con el par de asteroides a 11 millones de kilómetros de la Tierra, un equipo global está utilizando docenas de telescopios estacionados en todo el mundo y en el espacio para observar el sistema de asteroides. En las próximas semanas caracterizarán la eyección producida y medirán con precisión el cambio orbital de Dimorphos para determinar la eficacia con la que DART desvió el asteroide.

Los resultados ayudarán a validar y a mejorar los modelos informáticos científicos fundamentales para predecir la eficacia de esta técnica como método fiable para la desviación de asteroides.

Además de estas mediciones y cálculos, aproximadamente dentro de cuatro años el proyecto Hera, de la Agencia Espacial Europea, realizará estudios detallados tanto de Dimorphos como de Didymos, con un enfoque particular en el cráter dejado por la colisión de DART y una medición precisa de la masa de Dimorphos.

“Ya no estamos indefensos”

“El éxito de DART proporciona una adición significativa a la caja de herramientas esencial que debemos tener para proteger la Tierra del impacto devastador de un asteroide”, dijo Lindley Johnson, Oficial de Defensa Planetaria de la NASA. “Esto demuestra que ya no somos impotentes para prevenir este tipo de desastres naturales.

Junto con capacidades mejoradas para acelerar la búsqueda de la población restante de asteroides peligrosos por nuestra próxima misión de Defensa Planetaria, el Topógrafo de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO), un sucesor de DART podría proporcionar lo que necesitamos para salvar la situación”, añadió.

Una bala como un frigorífico

La nave no tripulada que efectuó el histórico viaje mide casi lo mismo que un frigorífico o una máquina expendedora de refrigerios, y el costo de su construcción se elevó a más de USD 330 millones.

Por su parte, el asteroide Dimorphos (“dos formas” en griego), contra el que se estrelló, es un cuerpo espacial de 160 kilómetros de diámetro, parecido a una luna y que gira en torno a otro asteroide más grande llamado Didymos, de 780 kilómetros de diámetro y cuyo nombre significa “gemelo” en griego.

Juntos forman parte de lo que se conoce como un sistema de ­asteroide doble y fueron selec­cionados por la NASA, porque no suponen ninguna amenaza para la Tierra. Los científicos de la NASA creen que el impacto de DART sobre Dimorphos puede haber provocado un cráter y lanzado pequeños fragmentos rocosos al espacio.

Un pequeño satélite desarrollado por la Agencia Espacial Italiana siguió a cierta distancia la operación, para tomar imágenes del impacto y enviárselas a los científicos para que las evalúen en los próximos días.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, explicó en Twitter el objetivo de la prueba y la comparó con la película de ciencia ficción ‘Armageddon’, donde el personaje encarnado por Bruce Willis forma parte de una misión para destruir un asteroide que se acerca peligrosamente a la Tierra.

“No, esto no es el guion de una película y no destruimos el objeto, pero sí lo desviamos”, dijo Nelson en un trino en la red social, antes de la colisión, y en el que destacó el valor de la misión para la supervivencia futura de la Tierra.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News