Nayib Bukele despliega 10 mil miembros de seguridad …
Un automóvil y un camión se impactaron en Mejía, dej…
Quitofest, gastronomía, la agenda por fiestas de Qui…
Siniestro entre bus interprovincial y tráiler deja d…
Mueren cuatro perros envenenados en Portoviejo
Aglomeración de personas en la avenida De Los Shyris…
CNE aprobó presupuesto de USD 18 millones para el re…
Autoridades tienen pistas sobre el responsable del a…

Muere en atentado con bomba hija de aliado de Putin

La explosión se produjo la noche del 21 de agosto sobre las 21:00 hora de Moscú. Foto: EFE

Daria Dúguina, hija del líder del movimiento neoeuroasianista, Alexandr Duguin, uno de los estrechos aliados del presidente ruso, Vladímir Putin, murió al estallar una bomba en el coche que conducía, informó este domingo 21 de agosto de 2022 el Comité de Investigación de Rusia (CIR).

Según el CIR, la explosión se produjo la noche del 21 de agosto sobre las 21:00 hora de Moscú, cuando Dúguina, de 29 años, periodista y politóloga, circulaba por una carretera de las afueras de Moscú.

El líder de la autoproclamada república popular de Donetsk, Denis Pushilin, acusó directamente al Gobierno de Kiev de estar detrás del atentado.

"En un intento de eliminar a Alexandr Duguin los terroristas del régimen ucraniano han matado a su hija", escribió en Telegram.

Por su parte, el senador ruso Andréi Klishas, calificó el atentado como un "ataque enemigo" y demando llevar a la justicia a sus autores materiales e intelectuales.

El filósofo Alexander Duguin, de 60 años, considerado uno de los ideólogos que más ha influido en la política del Krelim en los últimos años, se encuentra sometido a sanciones de Estados Unidos desde 2015 por "acciones o políticas que amenazan la paz, la seguridad, la estabilidad o la soberanía o la integridad territorial de Ucrania".

En marzo de 2022, después del comienzo de la "operación militar especial" rusa en Ucrania, su fallecida hija también fue sancionada por EEEU por su labor como directora de la web United World International (UWI), calificada por Washington como "un medio de desinformación".