La Comisión de Fiscalización cierra proceso contra P…
Portoviejo avanza en la vacunación de las segundas d…
En Huaquillas levantan paro; Gobierno Nacional evalu…
¿Se puede restringir actividades con el pasaporte de…
¿Qué cambia en Educación con el Decreto Ejecutivo 145?
El mundo supera los 200 millones de casos de covid-1…
Primera sentencia con pena de prisión por envenenami…
Universidades volverán a ofertar posgrados autofinan…

Preocupación en barrios de Francisco de Orellana por daños en las riberas del río Coca, en la Amazonía

Los residentes de barrios de Francisco de Orellana han expresado su preocupación por los daños registrados en las riberas de ese afluente, en la Amazonía del Ecuador. Foto: Cortesía

Los residentes de barrios de Francisco de Orellana han expresado su preocupación por los daños registrados en las riberas de ese afluente, en la Amazonía del Ecuador. Foto: Cortesía

Los residentes de barrios de Francisco de Orellana han expresado su preocupación por los daños registrados en las riberas de ese afluente, en la Amazonía del Ecuador. Foto: Cortesía

La erosión del suelo en los barrios del cantón Francisco de Orellana que están junto al río Coca, provincia de Orellana, genera preocupación entre los moradores. Ellos cuentan que los trabajos de remediación que se realizan en la zona tras el derrame de crudo de hace cuatro meses acelera este problema.

El 7 de abril último, las intensas lluvias causaron un socavón en la zona de la cascada de San Rafael, por la erosión del cauce del río Coca. Eso provocó la rotura de las tuberías del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) y del poliducto Shushufindi-Quito.

El crudo que se derramó llegó hasta el río Coca por lo que se interrumpió la dotación de agua potable en algunos sectores del cantón Francisco de Orellana, que se abastece de este afluente.

Para cumplir con las labores de limpieza de las zonas afectadas se trasladaron trabajadores y equipos para limpiar el crudo de esas zonas; esos trabajos, según los moradores, generan cuarteaduras en las orillas del río Coca. Las lluvias registradas en los últimos días han provocado que esa tierra fuera llevada por el río.

Así lo confirma Marvin Apolo, presidente del barrio Unión y Progreso, uno de los más afectados por este desgaste de la tierra. “Cuando empezaron a hacer los trabajos de remediación utilizaron una hidrobomba que expulsa agua muy fuerte”. Por la presión de esa maquinaria, agregó, también se afectó un muro de protección que los moradores del barrio colocaron cerca del río hace casi siete años.

Las personas sostienen que las fisuras en las orillas del río Coca se iniciaron por la maquinaria que opera en ese lugar. Foto: Cortesía

Al inicio, cuenta Apolo, se formaron pequeños surcos en las orillas del río. Pero luego esa tierra se fue desprendiendo hasta desaparecer en su totalidad. Hoy afirma el agua ya se ha llevado hasta 30 metros de suelo.

En este barrio viven 325 familias que temen que el río Coca cambie de cauce por esta erosión. “Si el río llegara a cambiar de curso podría cruzarse al río Napo o hasta partir en dos a la ciudad (El Coca)”, opina Apolo. “Lo que queremos es un muro de contención para fortalecer las orillas del río. Quién quita que en lo posterior vuelva a ocurrir un derrame. Con el muro sería más fácil la remediación”.

Hasta estas zonas se han movilizado técnicos del Municipio de Francisco de Orellana que han verificado esos daños. A través de un comunicado, la Alcaldía indicó que los trabajos de reparación que también emprendió este gobierno local tras el derrame en ese sector se han visto afectados por la fuerza que ocasiona esta maquinaria.

Un riesgo similar persiste en los barrios Perla Amazónica y Cambahuasi, también ubicados cerca del río Coca y que son parte del mismo cantón.

Petroecuador y OCP indican que los trabajos de remediación por el derrame de crudo tienen un avance del 80%. Ambas entidades trabajan de manera conjunta.

Para este fin, se contrataron tres empresas expertas en este tipo de tareas; estas -afirman- realizan las obras de forma manual para no afectar a los muros de contención. Aseguran que la erosión de la tierra en esos puntos no pudo ser causada por el uso de su maquinaria.

“Las bombas utilizadas no produjeron la erosión. Nosotros no usamos maquinaria que pudiera hacer ese tipo de daño en ningún momento. En las áreas intervenidas, y tomando en cuenta la erosión de las riberas, como técnica de lavado, se aplica una aspersión de agua tipo lluvia”, indicaron las empresas en un comunicado.

Según OCP y Petroecuador, para retirar el hidrocarburo se usaron productos biodegradables y paños absorbentes. “Nunca se contempló ni se realizó el corte de los saquillos contaminados como una técnica de limpieza”, reiteraron.

Sobre el pedido de los moradores de una donación por parte de ambas entidades para levantar un nuevo muro de contención, las instituciones indican que las medidas de compensación tras el derrame son parte de un Plan Emergente que debe ser revisado por las autoridades locales y nacionales. Si es que se identifican daños a terceros se determinará el tipo de compensación e indemnización a esas zonas, por parte de las dos empresas.