El volcán Cumbre Vieja se estabiliza tras una semana…
Italia no reconocerá el régimen de los talibanes en …
Christian perdió sus brazos pero no pierde las ganas…
Los rostros de los migrantes ecuatorianos que no lle…
841 256 personas reciben el bono de USD 50; la lista…
Informe de Contraloría sobre contratos en España sig…
Testimonio: ‘He visto personas morir mientras …
César Díaz: ‘El próximo año comenzarán a funci…

Una nueva oferta turística se impulsa en las hosterías de Santo Domingo

La hostería D Carlos construyó un parque acuático con un río lento para que los turistas puedan navegar en boyas. Foto: cortesía Hostería D Carlos

En Santo Domingo de los Tsáchilas, las hosterías y centros turísticos se renovaron durante la pandemia por el covid-19, para atraer a más turistas a la provincia.

Antes, se ofrecían deportes extremos, cascadas, visitas a los tsáchilas, conciertos en los balnearios de agua dulce, entre otras actividades. Ahora, se han enfocado en complementar esos servicios con espacios más familiares y al aire libre, y con distanciamiento para evitar el contagio con el virus.

La hostería D Carlos Aqua Park, que tiene 21 años en el mercado, implementó otros atractivos turísticos en el complejo de cuatro hectáreas.

Su administrador, Roberto Vélez, cuenta que cuando se inició la pandemia aprovecharon ese tiempo sin turistas para hacer mantenimiento de las habitaciones, el parque acuático y los senderos. Pero se les ocurrió construir un canal de agua, también llamado río lento, para que las personas pudieran navegar con boyas.

Entre la familia y constructores empezaron con los trabajos y poco a poco lograron el nuevo atractivo turístico. “Cuando los huéspedes llegaron se encontraron con las instalaciones en buen estado y una nueva distracción”.

Albert Oleaga dice que el lugar es un sitio ideal para visitarlo con los niños, ya que cuenta con juegos para ellos. “Se puede descansar y divertir al mismo tiempo”.

Además, cambiaron la política de atención para adaptarla a la ‘nueva normalidad’ y convertir a la hostería en un lugar más familiar y ecológico.

Por ejemplo, cuidan que el tipo de música que se escucha en el parque acuático sea apto para todo tipo de edad, se cumplen con las medidas de bioseguridad y con las disposiciones del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) con respecto al aforo y el expendio de bebidas, informa Vélez.

La atención ahora se da únicamente bajo reservación para no sobrepasar el aforo. Se ofrecen varios paquetes, desde USD 36, que incluyen hospedaje, el uso de las instalaciones e incluso tours guiados a los lugares seguros para evitar contagios o accidentes.

La operadora y finca agroecológica A Pata Limpia también se renovó. Tenía paquetes turísticos para hacer canyoning (descenso de cascadas), visitas a los tsáchilas, alquiler de bicicletas y otros destinos fuera de Santo Domingo, como la laguna de Quilotoa.

Por el confinamiento no pudieron ofrecer esos servicios. El propietario, Jefferson Jiménez, se asoció con su hermana Mónica e invirtieron USD 100 000 en la adquisición de un terreno de más de dos hectáreas, cabañas y los senderos.

También empezaron a reforestar el bosque con plantas endémicas. “El concepto de la finca es hacer el menor daño a la naturaleza y a futuro tener nuevamente un minibosque”.

En la finca se acampa, se degusta la comida típica del cantón, se nada en el río, se camina por senderos agroecológicos y hay rutas para la bicicleta.

Tras las nuevas disposiciones del COE cantonal también han retomado los tours y los deportes extremos como el canyoning. Cada semana se recibe un promedio de 200 personas, pero en temporada alta han llegado hasta 400.

Verónica Garzón cuenta que el lugar es acogedor, se puede estar en contacto con la naturaleza y disfrutar con la familia y amigos, sin riesgo.

La finca La Floreana tiene un concepto parecido al de A Pata Limpia. Allí han repoblado el bosque primario y secundario, tienen sembríos de frutas, plantas medicinales, endémicas y de otros sectores. Además, es posible observar más de 70 especies de aves.

Su administrador, Galo Chiriboga, comenta que sus padres ya hacían agroturismo desde antes de la pandemia y eran parte de la ruta del Cacao, de la Prefectura Tsáchila.

Pero en la pandemia, él se encarga de rescatar el bosque y se han implementado otros atractivos como el kayac, en el río Caimanes. Las visitas se realizan con previa reservación. “Es otra clase de turismo. Aquí los visitantes pueden cosechar frutos, caminar por el bosque pero bajo un concepto de adaptarse a la naturaleza y no la naturaleza a nosotros”.

A principios de junio, la Mesa de Turismo se reunió con la directora zonal del Ministerio de Turismo, Fanny Condo Tamayo. Ahí se solicitó la creación de líneas de créditos accesibles para enfrentar la crisis ocasionada por la emergencia sanitaria y desarrollar un plan de capacitación enfocado en la nueva forma de hacer turismo.

Condo informó que es prioridad lograr inmunizar al personal que trabaja en primera línea de atención a los turistas y conseguir créditos para la reactivación del sector.

No olvide

En los centros turísticos de la provincia es obligatorio el uso de las mascarillas dentro de las instalaciones.

Antes de ingresar a los lugares turísticos todos deben desinfectarse las manos con alcohol, y el calzado.

Para evitar la picadura de zancudos se aconseja el repelente. También, es necesario usar bloqueador solar.

La mayoría de las actividades tiene caminatas o deportes extremos, por lo que es mejor llevar ropa cómoda.

Suplementos digitales