Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 14 de junio del 2021
Hotel Quito, el ícono de la modernidad de la ciudad
Venezolanos tienen alta expectativa para la regularización
La Fiscalía acumula más elementos en el caso Las Torres
La demanda de vestidos de grado se recupera frente al 2020
14 años de debate, para focalizar subsidios; Gobiern…
La vacuna es una forma de protegerse, pero no libra …
Transportistas de seis ciudades piden subir el pasaje urbano

11 vehículos que trasladaban madera fueron retenidos en Tiwintza

Los camiones fueron retenidos en una de las vías principales del cantón Tiwintza. Foto: Cortesía

Los camiones fueron retenidos en una de las vías principales del cantón Tiwintza. Foto: Cortesía

Los camiones fueron retenidos en una de las vías principales del cantón Tiwintza. Foto: Cortesía

Un total de 11 camiones cargados de madera, de la especie balsa, fueron retenidos por técnicos del Ministerio del Ambiente y Agua (MAAE), en el cantón Tiwintza, perteneciente a la provincia amazónica de Morona Santiago.

Según la información de la zonal 6 de este Ministerio, los conductores no presentaron los documentos administrativos que justifiquen la legalidad y procedencia del producto forestal dentro del país ni los que habilitan su movilización.

Los conductores habían referido que la madera fue traída de Perú y que tenía como destino las provincias del Guayas, Manabí y Esmeraldas. Por esta situación, los vehículos fueron llevados a la oficina técnica del MAAE, en Morona, donde permanecen retenidos.

Santiago Yandún, coordinador de la zonal 6, dijo que se inició un proceso administrativo sancionatorio, de acuerdo con el Código Orgánico Integral Penal, por las presuntas ilegalidades incurridas. “Aplicaremos las sanciones apegadas a la ley”.

Él también dijo que durante la pandemia del covid-19 el tráfico ilegal de madera aumentó. En el 2020 se retuvo 96,43 metros cúbicos de madera en Morona Santiago, por no contar con los permisos. De esa cantidad, 71,87 fueron de balas.

Este tipo de madera no se encuentra en peligro de extinción, pero su aprovechamiento para el uso comercial es legal siempre que cumpla con los permisos correspondientes de la autoridad ambiental.