Los guayacanes ya se observan en una parroquia de Zapotillo

En la parroquia Bolaspamba empezó el florecimiento de los guayacanes este fin de semana. Foto: cortesía Afranio Sánchez

El florecimiento de los guayacanes empezó de forma irregular, en el cantón lojano de Zapotillo, al sur del Ecuador. Este sábado 7 de enero de 2023 lugareños y turistas disfrutaron de este fenómeno natural en la parroquia Bolaspamba.

En este cantón fronterizo está la Reserva Municipal Ecológica Zapotillo. Ocupa 40 000 hectáreas, donde predomina el árbol maderable de guayacán. El bosque se extiende entre las parroquias Cazaderos, Mangahurco y Bolaspamba, y recibe la influencia del desierto peruano de Sechura.

Por eso, el invierno es corto, las lluvias escasas y el suelo árido. Estas particularidades hacen que cada año, siete días después de la primera lluvia, que por lo general ocurre entre mediados de diciembre y principios de enero, florezcan los guayacanes.

Entonces el paisaje se pinta totalmente de amarillo. Pero para que esto ocurra tiene que llover de forma copiosa y uniforme en todo el territorio. Eso no se dio en esta ocasión. El sábado 31 de diciembre del 2022 únicamente llovió en Bolaspamba.

El mayor esplendor del florecimiento se observó en los barrios El Guabo, Chaquino y San Felipe. Algunos emprendedores de la zona ofrecieron a los visitantes el tradicional plato chivo al hueco y dulces preparados con la miel de abeja y leche de chiva, que se crían en la zona.

En la parroquia Bolaspamba empezó el florecimiento de los guayacanes este fin de semana. Foto: cortesía Afranio Sánchez

Proceso del florecimiento

Cuando llueve las especies forestales de esta reserva, principalmente el árbol maderable del guayacán, hacen un enorme esfuerzo para recuperarse. De allí pasan por procesos rápidos de floración y fructificación.

Si en la primera lluvia caen más de 45 milímetros por metro cuadrado, el florecimiento está asegurado, según técnicos del Ministerio de Ambiente. A los tres días empieza a brotar el botón y a los siete, los árboles estarán forrados de flores amarillas.

Enseguida el viento suave propio de esta geografía hará caer al suelo los ramilletes para verse como una infinita alfombra amarilla, por otros cinco días. De este espectáculo natural único disfrutan los turistas en estos días.

Mangahurco y Cazaderos esperan las lluvias

En estas dos parroquias apenas han caído leves lloviznas. Es decir, no han sido favorables para que ocurra un florecimiento. Así lo informó la Mesa Técnica Interinstitucional Bosque Seco, que involucra a las diferentes instituciones públicas.

A través de la Mesa Técnica y de las redes sociales se informará a la colectividad cuando se aproxime este espectáculo en Mangahurco y Cazaderos. Así los turistas podrán planificar su viaje a Zapotillo de forma segura.

Más noticias:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales