Ecuador: Primer caso de viruela del mono se detecta
Corte envía expediente de extradición de Rafael Corr…
Flores: Hay un reto para ejecutar política pública d…
Un militar está implicado con banda de sicarios en Durán
Asaltos ocurridos en Guayaquil quedan registrados en videos
Manifestantes avanzan hasta la av. 24 de Mayo en Quito
Asaltantes roban camioneta de un garaje en Quito
Cinco estrategias que optimizan la movilidad en otra…

Sumak Bastidas vive la cultura Puruhá a través de la música

La artista cultiva la música como una forma de mantener vivo el legado de la cultura ancestral. Foto: Facebook Sumak Bastidas.

La artista cultiva la música como una forma de mantener vivo el legado de la cultura ancestral. Foto: Facebook Sumak Bastidas.

La artista cultiva la música como una forma de mantener vivo el legado de la cultura ancestral. Foto: Facebook Sumak Bastidas.

Sumak Bastidas es una intérprete y compositora de origen Puruhá que ha encontrado en la música la mejor forma de transmitir y mantener viva la herencia cultural de su pueblo.

El interés por la música es una vocación que fue creciendo desde la adolescencia y se cristalizó como un proyecto profesional en el 2010, cuando se convirtió en madre. “Las mujeres indígenas somos las corresponsables de transmitir la memoria ancestral de nuestros abuelos a través del idioma y uno de los mecanismos es a través del canto y la música, considerando que es un lenguaje universal”, dice.

Sumak tenía seis meses cuando llegó a Quito junto con sus padres, que buscaban en la ciudad un mejor futuro para sus hijos. Pese a la distancia, nunca se cortó el vínculo que mantenía la familia con la comunidad de Cacha, en Chimborazo.

“Mis abuelos siempre han estado en la comunidad y han sido personajes importantes en nuestras vidas porque, gracias a ellos, tenemos esa conexión profunda con la comunidad, a la que volvemos nuestros hijos para que conozcan nuestras costumbres, cultura, idioma y cantos”, explica.

Durante esas visitas a su natal Cacha, Sumak se fue nutriendo de las voces de las mujeres que compartían la cotidianidad y el conocimiento heredados de los abuelos sobre de la siembra, la cosecha, los animales y la relación con la tierra, a través del canto. “En los años 90 no se permitía hablar y menos cantar en kichwa porque había mucho racismo y discriminación”, dice la artista sobre una época que despertó en ella un espíritu de lucha y resistencia.

Sumak transformó esas experiencias en canciones inéditas, escritas e interpretadas en kichwa, como Muito (semilla), dedicada a sus abuelos paternos, en la que cuenta la importancia de la relación entre el hombre y la naturaleza.

En el 2010 retomó esas primeras composiciones a las que se sumaron temas como Sayenllito, una canción de cuna dedicada a su hijo Sayén; Sinchi warmi (Mujer luchadora), una canción protesta dedicada para aquellas mujeres indígenas que son heroínas anónimas que lucharon contra el huasipungo y la servidumbre.

En noviembre de 2019 presentó Canto Puruhá, en el Teatro Variedades, como un proyecto intergeneracional e intercultural que contribuye a promover y fortalecer el kichwa como un medio de creación artística en la música. En el repertorio hay tonadas, carnavales, yumbos y danzantes.

“Si muere un idioma, muere también un pueblo”, dice la artista que ve en la música un medio para educar y transmitir mensajes de vida.