Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 29 de julio del 2021
Imprudencia del conductor, el mayor riesgo del ciclista
Tres colonias de extranjeros encaran diferentes suertes
La población vacunada repuntó en Santo Domingo
La reforma a la Ley educativa acorta en 7 años la vi…
170 causas recayeron en 9 jueces; sorteos son indagados
Obras apuntan a seguridad y a dar más relevancia a l…
Presidente de Bolivia anuncia reanudación de gabinet…

Autoridades de una universidad de EE.UU. piden a joven otavaleño que se corte el cabello para entregarle una beca

Universidad de EE.UU. piden a un joven otavaleño se corte el cabello. Foto: Captura

Universidad de EE.UU. piden a un joven otavaleño se corte el cabello. Foto: Captura

Michael Williamson quiere seguir ingeniería mecánica. Foto: Captura

Michael Williamson, joven otavaleño de padre estadounidense, recibió una beca de la Universidad de Brigham Young, en el estado de Utah, en los Estados Unidos. Para completar su ingreso deberá cortarse el cabello. Así lo estipulan los requisitos de la universidad que pertenece a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El canal de televisión Univisión 32 registra que dentro de las normas del centro de estudios existe la estricta disposición de que los alumnos varones lleven el cabello corto. En la lista de reglas, llamada el Código de Honor, se específica que el cabello de los hombres debe ser limpio, pulcro y corto. Además, no debe cubrir las orejas ni estar más largo de cuello.

La familia del joven pide, en entrevista a ese medio de comunicación, que la administración de la universidad haga una excepción ya que llevar el cabello largo y trenzado para la comunidad otavaleña es una parte importante de la identidad y cultura. El estudiante ecuatoriano quiere seguir la carrera de ingeniería mecánica.

Universidad de EE.UU. piden a un joven otavaleño se corte el cabello. Foto: Captura

Su madre, Ria Williamson, señaló que para un otavaleño llevar el cabello corto es sinónimo de castigo. “Si alguien se cortaba el cabello era porque había hecho algo bien malo y tenía que ser castigado”.

Su padre, James Williamson, un ciudadano estadounidense, pide que la universidad reciba a su hijo tal como fue recibido él por la familia de su esposa mientras vivía en Otavalo, provincia de Imbabura. “A mí me recibieron, no me pidieron que cambie mi aspecto ni de mi forma de ser, sino que me aceptaron”, dijo.

La familia de Williamson dice que seguirá luchando porque se respeten las costumbres de la comunidad quichua de Otavalo.