Tribunal libera a expolicía que traficaba con tortugas bebés
En Atuntaqui se alista la tradicional celebración de…
Lasso agradece a Llori y defiende reforma tributaria…
Abogados de Jorge Glas fueron multados por no ir a a…
María Clara Sharupi, escritora shuar que venció a la polio
Policía dice que se iniciaron los trámites para extr…
La Asamblea aplaza debate del caso ‘Pandora Pa…
85 562 personas más recibirán bono de USD 50, otras …

Látigo, para castigar a los niños, se vende en Quito; Consejo de Protección busca evitarlo

"¿Tiene majaderos? ¿Tiene malcriados? ¿No hacen los deberes? Su pase de año, baratito, solo a dólar", se escucha decir a la señora

“¿Tiene majaderos? ¿Tiene malcriados? ¿No hacen los deberes? Su pase de año, baratito, solo a dólar”, se escucha decir a la señora. Foto: Captura

En la Plaza de la Independencia de Quito, frente al Municipio, una señora sostiene en su mano derecha el temido cabestro o cabresto, esa especie de látigo, con la que algunos recuerdan, eran golpeados en la niñez. “Vaya llevando el psicólogo, para sus malcriados, para los que no hacen los deberes; el antiguo psicólogo solo a dólar”, oferta la mujer, que tiene decenas de esas cuerdas colgando de su brazo izquierdo.

“¿Tiene majaderos? ¿Tiene malcriados? ¿No hacen los deberes? Su pase de año, baratito, solo a dólar”, se escucha decir a la señora, que además vende cepillos de dientes, según se observa en un video.

Ayer, martes 2 de julio del 2019, miembros del Consejo de Protección de Derechos de Niños y Adolescentes de la capital observaron la filmación, que dura 17 segundos. Y tomaron decisiones. “La Junta de Protección del Centro coordinó con la Agencia Metropolitana de Control, para que se decomise esa herramienta de agresión contra niños”, confirmó Sybel Martínez, quien indicó que les respondieron que por política de esta Alcaldía no se decomisan productos a los vendedores informales. Así que el Consejo busca una salida para precautelar el bienestar de los niños.

La Vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos dijo a EL COMERCIO, la mañana de este miércoles 3 de julio, sentirse muy preocupada por la reacción de los ciudadanos en redes sociales, al ver el video. “Muchos dicen sí es un psicólogo, a mí me dieron durísimo y me fue muy bien”. En Ecuador -apuntó Martínez- el 62% de niños sufre castigos severos, los bañan con agua fría, los pegan hasta hacerlos sangrar, los dejan sin comer, los encierran. “No podemos darnos el lujo de dejar que se vendan esos artículos. Disciplinar no es maltratar, es enseñar a obrar bien con el ejemplo. El poder de la autoridad de los padres no puede estar basado en la violencia que ejercemos para someterlos; hay que inspirarlos. Los niños no son objetos sino sujetos de derechos”.

Cifras del 2015 muestran que el 38% de niños encuestados para una investigación dijo haber sufrido maltrato extremo violento: que les peguen, encierren, bañen en agua fría, insulten y se burlen, les saquen de la casa o les dejen sin comer. También enfrentan indiferencia. Eso dice el estudio Situación de la niñez y adolescencia en Ecuador, una mirada a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, presentada en febrero de este 2019, desarrollado con datos del INEC y realizado por Care, Child Fund, Observatorio Social del Ecuador, Plan Internacional, Unicef y World Vision.

Entre los comentarios que se observan, entre quienes vieron el video, colgado por Sybel Martínez, en sus redes sociales, se lee “Nadie se ha muerto por ese látigo. Así nos reprendían antes y sin embargo, en mis tiempos se respetaba a los padres y mayores“. “Eso es lo que falta a muchos desde pequeños y ahora hombres, sus actuaciones dejan mucho que desear”. “Sin ofensa ni sarcasmo supongo que sus hijos son chicos de bien sin haber recibido un latigazo en su vida, de ser así le felicito; en mi caso soy partidaria del maltrato, pero creo que una nalgada a veces es necesaria para disciplinar”. “A esta juventud sí le hace falta un buen psicólogo, bueno, bonito y económico”. “Linda señora deben darle un premio por mantener vivas nuestras tradiciones“.

Sybel Martínez recordó que hubo un efecto parecido hace un año, cuando se difundió en redes sociales un vídeo de un inspector del Instituto Nacional Mejía, golpeando con un palo a sus estudiantes. Algunos padres de familia respaldaron la acción, para “disciplinar a sus hijos”.

Suplementos digitales