Menos niños en las aulas por falta de transporte y m…
El crimen organizado gana terreno en las fronteras e…
Aterrizaje forzoso
Organizada y periférica, dos tipos de alquiler de de…
La estrategia de Jorge Glas fue no presentarse a la …
El crimen organizado avanza ante una débil institucionalidad
Negocios suman más guardias por inseguridad
Proceso de paz en las cárceles no frenará, a corto p…

El arquitecto como un gran lector: Jorge Benavides Solís

Jorge Benavides era un experto en urbanismo y patrimonio. Reflexionó sobre las ciudades del siglo XXI. Falleció en diciembre del 2021. Foto: Tomado del diario de Sevilla

En 1984, en algún día de ese año, respondí a una llamada telefónica de una persona que se identificó con el nombre de Jorge Benavides Solís. Quiero ser su amigo, dijo. Estuve en el aeropuerto y mientras esperaba la hora de embarcar, eché una mirada al puesto de libros y encontré ‘Levantamiento del país con textos libres’. Leí el comienzo y me gustó. Compré el poemario para leerlo durante el viaje. He retornado, busqué el número de su teléfono y le estoy hablando.

Me puse a sus órdenes y concertamos una cita para hablar de poesía. Jorge comentaba los textos y me hacía ver, con su fina percepción, los efectos líricos. Los describía con un aire de sorpresa y con expresiones interjectivas. Yo callaba. No tenía nada que decir. Sentí que la comunicación poética superaba la intención del autor y que, por alguna razón desconocida, el texto no me pertenecía, el texto se había convertido en el placer del lector.

Fue el comienzo de una amistad inteligente a la par que emotiva. Intervine en su “toma de la ciudad de Quito”; estuve en la tarima levantada en San Francisco y compartí el frenesí de la población que aplaudía a Guayasamín, Jorge Enrique Adoum, Nicolás Svistoonoff. Jorge exaltaba el encanto de la ciudad convertida en patrimonio de la humanidad. Jorge se proponía comunicar a la gente el amor que sentía por la ciudad y quería presionar a las autoridades para que desarrollaran políticas coherentes destinadas a la conservación del patrimonio.

Claro está que sus lecturas tenían que ver con bibliografía de Arquitectura y Urbanismo. Sus investigaciones culminaron con el libro publicado por el Banco Central, ‘La arquitectura del siglo XX en Quito’ (1993). Esta aproximación histórica descubre la importancia de la arquitectura modernista de algunos edificios del Centro y la muy curiosa historia del barrio de la Mariscal, inspirada por un extranjero que no era arquitecto ni urbanista, pero que se ganó la confianza de la burguesía adinerada de la ciudad. El extranjero hizo un barrio de juguete con castillos, pequeñas mezquitas, casas góticas, etc. Una rareza modernista enclavada, posteriormente, en la vecindad de edificios funcionales, de cajas cúbicas emanadas de la nueva facultad de Arquitectura. El libro de Jorge se cierra con semblanzas de los protagonistas de una arquitectura que buscaba modernizar la ciudad y exaltaba el cemento y el cristal.

Viajó a Sevilla para reunirse con sus hijos y para trabajar en la universidad de esa ciudad que tanto relaciona España con América. Numerosas investigaciones se dieron a la imprenta: ‘La memoria agredida’ (2003), ‘Diccionario urbano’ (2009), ‘Viaje a la ciusociedad USA’, ‘América posmoderna’; ‘Sevilla siglo XXI’, ‘Diccionario razonado de bienes culturales’, ‘El otro urbanismo’, ‘La ciudad hacia el siglo XXI’, etc.

Benavides viajó a varias ciudades de América para dictar conferencias. Pocas veces volvió a Quito y cuando lo hizo fue para hablar de poesía con sus pocos amigos. Yo era uno de los afortunados, porque cada nuevo texto que producía era objeto de su cálida apreciación y hasta de suaves reconvenciones, pues, pedía él que publicara en España. En realidad, no hice ningún esfuerzo por promover los poemarios. Quizás él no comprendía que la competencia no era mi fuerte y que yo me conformaba con pocos lectores de calidad. Cuando volvía a Quito me traía libros de sus poetas preferidos.

Entiendo que su vida privada era accidentada, pero, con el buen gusto que poseía raras eran las confidencias. Se sucedieron los años, aunque su presencia se manifestaba mediante correos electrónicos que traían recitales musicales, biografías de artistas famosos, artículos de prensa firmados por él y relacionados con urbanismo y arquitectura. Muchos artículos tenían como protagonista a Sevilla.

Por qué leer esto

El arquitecto.  

Jorge Benavides Solís fue muy respetado en el gremio de la arquitectura de Sevilla, donde radicó y falleció en diciembre.

Columnista. Con una sensibilidad poética, llevaba sus reflexiones al Diario de Sevilla. Reflexionó mucho sobre la posmodernidad arquitectónica, que tiene como modelo la expansión de Los Ángeles, que consiste en ocupar el territorio de forma indiscriminada y con baja densidad, creando una periferia sin centro.

En su libro ‘La memoria agredida’, trata del enfrentamiento entre la cultura europea y la andina.

La cultura  sería “la acumulación testimonial de matices particulares de la forma o manera cómo el hombre (conformador de la realidad abstracta) se ha relacionado con la naturaleza (realidad objetual conformada)”.

Luego de describir  la cultura occidental, pasa a mencionar la difícil tarea de describir las múltiples culturas americanas.