16 de septiembre de 2019 00:00

El rito de ‘huasifichai’ en un documental

La exposición sobre La última teja se exhibió en el Centro Cultural El Cuartel, en Ibarra. Foto: cortesía producción la última teja.

La exposición sobre La última teja se exhibió en el Centro Cultural El Cuartel, en Ibarra. Foto: cortesía producción la última teja.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 8
Fernando Criollo
Redactor (F-Contenido intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Ecuador, el estreno de una casa nueva es motivo de una celebración que adopta distintas formas y significados. ‘La última teja’ es un cortometraje documental en el que Carla Serrano y Édgar Cortez ahondan en el rito conocido como ‘huasifichai’, en una comunidad rural, en Imbabura.

El trabajo de investigación bibliográfico y de campo llevó a los documentalistas hasta la comunidad de Cashaloma, en la parroquia La Esperanza, en Ibarra, donde la práctica del ‘huasifichay’ perdura vinculada a una serie de oficios, ritos y símbolos propios de la Sierra centro y norte.

Serrano explica que la tejería fue uno de los primeros oficios establecidos tras la fundación de Ibarra y encargado a la población indígena, en la época de la Real Audiencia como consta en la referencia histórica con la que inicia el filme.

La limpia con hierbas medicinales y de buen augurio también es parte del ritual del ‘huasifichai’. Foto: cortesía.

La limpia con hierbas medicinales y de buen augurio también es parte del ritual del ‘huasifichai’. Foto: cortesía.

Con el tiempo, la teja no solo reemplazó a la paja como material constructivo y reconfiguró el paisaje arquitectónico de la zona, sino que además se integró a una serie de prácticas rituales e interculturales que están desapareciendo.

En Cashaloma, el ‘huasifichai’, explica Cortez, no se reduce a la fiesta de inauguración de una casa, sino que abarca desde la propia adquisición del terreno y la construcción, hasta la colocación de la última teja, en un proceso de acción familiar y comunitaria.

Esa última teja es una pieza de barro cocido, adornada con papel brillante, flores, guirnaldas y la figura de un animal propio de la zona. La comida tradicional, la música y el guarapo también hace parte de esta celebración.
Para los realizadores, el documental busca dejar un registro que reivindique este tipo de prácticas como parte del patrimonio inmaterial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)