El paso de transporte pesado se reanudó en Rumichaca
Municipio reactiva proyectos para ampliar servicio d…
Así será ahora el pago del Impuesto a la Renta para personas
Cantón Santa Lucía suspende clases; en Guayas se tom…
Padres pueden denunciar incumplimiento de medidas de…
Jueza dictó prisión preventiva contra madrastra de n…
Ferias navideñas, en tres sectores de Quito
Policía refuerza patrullajes en diciembre para evitar robos

Vol.4 la escalera al éxito de Led Zeppelin

El 8 de noviembre de 1971 la banda británica Led Zeppelin publicó su cuarto álbum de estudio que cumple 50 años como un referente musical. Foto: Facebook Led Zeppelin

El 8 de noviembre de 1971 apareció en las tiendas musicales un disco de 33 revoluciones, sin título ni el nombre del artista. En el interior había ocho canciones que marcaron un precedente en la historia del rock. 

Una vez revelado el nombre de los autores y siguiendo la secuencia numérica de las producciones discográficas, el disco pasó a conocerse simplemente como ‘Led Zeppelin IV’. Este 2021, el disco más popular e influyente de la banda británica cumple 50 años

En apenas dos años, Robert Plant en la voz, Jimmy Page en la guitarra, John Paul Jones en el bajo y John Bonham en la batería editaron con anterioridad tres discos que, entre críticas y aplausos, proponían un cambio a las tradicionales formas del rock británico, experimentando con el folk, el blues o la balada. La fórmula definitiva que elevó a la banda por sobre las nubes llegó en su tercer año de trayectoria con ‘Zeppelin IV’. 

Entre las dos caras del disco muestran una pintura al óleo con la imagen de un campesino que mira al espectador apoyado en un bastón mientras soporta el peso de un fardo de leña sobre su espalda arqueada. El cuadro cuelga de una pared derruida que deja ver al fondo un paisaje urbano de casas y edificios nuevos.  

“Robert había comprado la lámina que aparece en la portada en una chatarrería en Reading. Entonces se nos ocurrió la idea de que la imagen representase lo antiguo en un edificio derruido, con lo nuevo surgiendo por detrás”, contó Page sobre la escena capturada en Birmingham, Inglaterra. 

En el contraste entre lo viejo y tradicional y lo nuevo e industrial queda implícita la amalgama del blues y el folk con el rock más visceral que define el concepto musical del álbum. 

El trabajo de producción se inició a finales de diciembre de 1970 en Island Studios, en Londres. Dos meses después la banda decidió dejar la rutina del estudio y probar con métodos menos convencionales y se refugió en la Granja Headley, en la que se había instalado un estudio de grabación móvil. 

El grupo encontró en esta casa, supuestamente encantada, un espacio que les proporcionaba privacidad y tiempo para crear, pero también fue una fuente de inspiración y un laboratorio de sonido. 

El disco arranca con un suspiro de bajo y la salvaje vibra gutural de Page desgarrándose en Black Dog, cuyo título habría sido adjudicado a un perro negro que merodeaba por la casa al momento de grabar. “Hey, hey, mama, said the way you move, gonna make you sweat, gonna make you Groove” (“Hey, hey, mama, con esa manera de moverte, vas a sudar, vas a disfrutar”). Así reza la canción de pausas e intempestivos arranques que desembocan en el éxtasis vocal e instrumental antes de descender suavemente por un largo solo de guitarra

Las irrepetibles baterías de John Bonham en la canción When The Levee Breaks fueron cortesía del eco que produjo un vestíbulo bajo las escaleras de la granja. El grupo aprovechó esa extraña acústica y el ‘defecto’ de sonido para crear uno de los pasajes de batería más icónicos de la música. 

En el aislamiento de la granja también surge Rock and Roll, un homenaje al género que parte del clásico Keep A-Knockin de Little Richard o The Battle of Evermore en el que se decanta la mitología celta y la influencia de la obra literaria de J.R.R. Tolkien.  

El viaje musical se complementa con la parsimoniosa Goin to California que contrasta con los riffs primitivos de Misty Mountain Hop y el caleidoscopio sonoro de Four Stikcs

Con más de 620 millones de reproducciones en Spotify, la pieza clave del disco es Stairway to Heaven. La canción de ocho minutos y arquetipo de la balada rock fue escrita por Plant en un golpe de inspiración, cuya abstracción ha dejado la puerta abierta a la interpretación durante medio siglo. 

El tema, tan famoso como maldito, ha sido la canción más sonada del catálogo zeppeliano. También ha sido blanco de mitos sobre supuestas invocaciones satánicas si se escucha al revés y objeto de querellas judiciales fallidas sobre plagio. 

‘Led Zeppelin IV’ vendió más de 20 millones de copias en todo el mundo y cinco décadas después de su lanzamiento sigue siendo el disco más representativo de la banda.  

Suplementos digitales