10 de mayo de 2019 00:00

Hacer ejercicio dentro del agua tiene beneficios para la salud

Antes de realizar la rutina de ejercicios en el agua se debe realizar un calentamiento de mínimo 10 minutos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Antes de realizar la rutina de ejercicios en el agua se debe realizar un calentamiento de mínimo 10 minutos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Evelin Caiza
Evelin Caiza A. Redactora (I)
caizae@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

También conocido como gimnasia acuática, el aquagym es una actividad deportiva que está en constante evolución. Hace algunos años realizar movimientos dentro del agua era recomendado como tratamiento de rehabilitación.

Actualmente, esta disciplina que sirve para adelgazar, fortalecer la masa muscular, relajarse e incluso divertirse, está compuesta por movimientos y rutinas divertidas en las que se trabaja el cuerpo y se obtiene beneficios para la salud.

La piscina en la que se va a realizar la actividad debe ser de poca profundidad, así lo comenta la entrenadora física, Valeria Hurtado. La diferencia de realizar ejercicios en seco radica, principalmente, en aprovechar la flotabilidad y las condiciones del agua, como la conductividad térmica y la resistencia. Esta última, dice Hurtado, exige al sistema muscular trabajar más flexible e intensamente.

Dentro del agua el cuerpo disminuye su peso; esto facilita realizar varios ejercicios. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Dentro del agua el cuerpo disminuye su peso; esto facilita realizar varios ejercicios. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

El riesgo de sufrir alguna lesión, debido a una mala postura o movimiento, es menor dentro del agua, ya que el cuerpo se vuelve mucho más liviano y el impacto que reciben las articulaciones es menor.

Esta actividad es recomendable para todas las edades; sin embargo, en cada una se deben seleccionar los ejercicios y las técnicas adecuadas, dependiendo de cada persona y de sus necesidades.

Por ejemplo, en niños los movimientos deben ser saltos o piruetas libres y de mayor desplazamiento. Se puede realizar juegos entre ellos. Para jóvenes y adultos lo ideal es utilizar implementos como pesas, tablas o esponjas, con el fin de trabajar específicamente la zona deseada. Mientras que para adultos mayores se recomienda realizar movimientos suaves y estiramientos en su propio terreno.

Hay que tomar en cuenta los factores que contribuyen con un óptimo desarrollo de la actividad, como la alimentación y el sueño. La entrenadora recomienda que antes de ingresar a la piscina se ingiera algo ligero, ya que el exceso de comida puede provocar pesadez e incluso náuseas, además, haber descansado ya que los movimientos en el agua pueden provocar sueño. Antes de iniciar se debe caminar dentro de la piscina y realizar un suave estiramiento con el fin de aclimatarse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)