Congreso de Perú rechaza adelantar las elecciones pa…
Autobús cayó al precipicio en Perú y hay al menos 20…
Paraguay confirma su primer caso de sarampión en 25 años
Agentes del GOE fueron baleados en Ambato
¿Cómo acceder al formulario de proyección de gastos …
Asesinato múltiple se registra en urbanización en la…
Comunidades cercanas al volcán Cotopaxi realizaron e…
Presuntos integrantes de El Tren de Aragua son proce…

La historia de la joven 'salvaje' huérfana que fue 'criada' por perros

Oxana Malaya fue abandonada por sus padres cuando tenía 3 años. Foto: Captura de pantalla

Las imágenes de una joven ucraniana con las manos y rodillas sobre el piso, caminando en cuatro patas, ladrando y transportando objetos con la boca, sorprendieron a los televidentes que observaron a Oxana Malaya comportándose como un perro en un documental británico que salió a principios de siglo.

La joven, que tenía 23 años cuando grabó el clip, había aprendido el comportamiento canino debido a su estrecho vínculo con estos mamíferos durante la niñez, quienes la 'criaron' desde los 3 años, cuando fue abandonada por sus padres.

La experiencia dejó graves consecuencias en Oxana quien, a pesar de haber sido incentivada para desarrollar sus capacidades, solo alcanzó la edad mental de un niño de seis años. Sabía contar, pero no sumar, y nunca consiguió leer ni deletrear su nombre correctamente.

Comportamiento de la joven 'criada' por perros. Video: YouTube

¿Abandonada por sus padres y “criada” por una jauría?

La joven nació en 1983 y se crió en una granja en ruinas en el pueblo de Novaya Blagoveschenka, en Ucrania. De acuerdo con 'The Telegraph', Oxana había sido abandonada por sus padres y 'criada' por perros desde los tres hasta los ocho años.

Sus padres eran alcohólicos y su madre la golpeaba. Incluso, Oxana recordó que solía hacerse pis del miedo. “Mi madre tuvo demasiados hijos y no tenía suficientes camas”, indicó años más tarde en un extracto transmitido por el programa '60 minutos', de Australia.

Una noche, cuando tenía tres años, sus padres discutieron, gritaron y la dejaron afuera en medio de la noche. “Se olvidaron por completo de mí”, admitió a través de un intérprete la joven. Para resguardarse del calor, Oxana se metió en dónde vivían los perros. ”Yo les hablaba a ellos. Ellos ladraban y yo los imitaba. Era nuestra forma de comunicarnos”, rememoró.

Cinco años más tarde, en 1991, un vecino advirtió sobre la situación y alertó a las autoridades. Cuando Oxana fue rescatada tenía ocho años. Apenas sabía hablar, ladraba y caminaba en cuatro patas.

Tras ser socorrida, fue llevada a un orfanatodonde le enseñaron a caminar erguida, a comer con las manos y a comunicarse con otros seres humano. Luego, se fue a vivir a un hogar para personas con discapacidades.