Boletería en línea para conciertos de Fiestas de Quito
Víctima que destapó los abusos sexuales en la Iglesi…
Gobierno renueva estado de excepción en las cárceles
Expertos de Sudáfrica confían en la respuesta de las…
Pentágono creará grupo especial para investigar avis…
Reforma tributaria: Gobierno recibe notificación de Asamblea
Los ministros de Sanidad del G7 analizan estrategias…
Pico y placa: Así será el tránsito en semana de fies…

¿Drácula era real? La historia del ser más cruel y maligno

Según historiadores, la vida de 'Drácula' es bastante parecida a la de un rey que comandó las tierras de Valaquia en los años 1456 a 1462, llamado Vlad Tepes. Foto: iStock

Las historias de vampiros y seres nocturnos que no pueden descansar en paz han estado presentes en los imaginarios humanos desde muchas generaciones atrás.

Al parecer, las supersticiones y los mitos de personajes malignos y ‘chupasangres’ empezaron hace alrededor de seiscientos años antes de nuestra era.

De hecho, cada parte del mundo tenía a su propio demonio volador.

Acadios y asirios, hebreos, árabes, griegos y europeos, en fin: todos creían en seres con las tenebrosas características de ese que, al menos en la actualidad, se popularizó bajo el nombre de ‘Drácula’.

Según los registros históricos, los acadios y asirios contaban que habían muertos que no lograban descansar en sus tumbas y salían en las noches para caminar sobre la Tierra.

Los árabes, por su parte, los llamaban ‘Guls’. Eran demonios que habitaban en lugares oscuros y se alimentaban de cadáveres.

Los griegos creían en las empusas, guardianas del Hades y criaturas capaces de cambiar de apariencia para seducir a los hombres y beber su sangre.

Algo similar a Lilith, en la cultura hebrea. Considerada la primera mujer demoníaca que se convirtió en un ser maligno para raptar a los niños de sus cunas y beber su sangre.

Se podría decir, entonces, que el conde ‘Drácula’ es una conjunción de las características de estos seres mitológicos.

Eso sí: lo más cercano a un ‘Drácula’ ‘de la vida real’ era Vlad Teples, un hombre que empalaba a sus víctimas y las cocinaba en calderos.

Algo parecido a un ‘demonio en vida’.

Con esos condimentos históricos a la mano, con el horror de la historia ‘bajo la manga’, solo quedaba darle forma al vampiro contemporáneo.

Drácula: La novela Bram Stoker

Para hablar del conde más reconocido en el mundo del terror se debe hacer referencia a Bram Stoker, un escritor irlandés que publicó la influyente novela homónima en 1897.

El texto de Stoker habla de un vampiro con superpoderes que llega a Inglaterra. En 1880, según de sabe, el escritor estuvo en la costa de Whitby y con ello se inspiró.

De hecho, en la zona creó el ideario de lo que hoy conocemos como vampiro.

“Tal vez entraba en el estudio de un fotógrafo local o hablaba con algún pescador. Tal vez bajaba hasta la abadía en ruinas o cruza hasta el antiguo cementerio”, publicó la revista ‘Esquire’ sobre la rutina del irlandés.

Una mañana, el autor llegó a la biblioteca municipal y nació el personaje.

‘Drácula’ nació, sin saber que sería una de las figuras más reconocidas del terror en la cultura popular.

Nacimiento del Conde Drácula

Las notas de Bram Stoker contenían muchísima información. Él fue quien ‘patentó’ los superpoderes del conde vampiro, entre los cuales estaba ver en la oscuridad, superfuerza, cambiar de tamaño y control de las ratas.

Sin embargo, cuando llegó a la biblioteca tomó un pequeño libro escrito por William Wilkinson, llamado ‘An account of the principalities of Walacchia’. En español, ‘Un informe al respecto de las regiones de Valaquia y Moldavia’.

Después de darle una ojeada al libro, según la revista anteriormente mencionada, el escritor encontró en la página 17 algo que decía: “Ladislao, rey de Hungría, preparándose para hacer la guerra contra los turcos, comprometió al voivoda Drácula para que se aliara con él…”.

De repente el autor de la novela notó que ‘Drácula’ era un nombre con una sonoridad bastante particular.

Además, su significado es ‘diablo’ en el idioma Valaco. Según ‘Esquire’, “los valacos acostumbraban a darle ese nombre a cualquier persona que se hiciera notar, bien por su valor, su crueldad o su astucia”.

Entonces la palabra vampiro fue modificada por ‘Drácula’.

¿Drácula existió en la vida real?

La pregunta del millón es si el personaje más temido y dueño de las pesadillas de los humanos realmente existió o es un invento.

Según historiadores, la vida de ‘Drácula’ es bastante parecida a la de un rey que comandó las tierras de Valaquia en los años 1456 a 1462, llamado Vlad Tepes.

Aunque su reinado fue relativamente corto, cometió actos atroces, crueles y despiadados.

Por esta razón también era conocido como ‘Vlad el Empalador’ o ‘Vlad Drácula’. Su sadismo lo convirtió en el rey más temido por sus enemigos.

Según el portal de ‘National Geographic’, “se calcula que en sus tres períodos de gobierno ejecutó a unas 100.000 personas, en la mayoría de las ocasiones mediante la técnica del empalamiento”.

Suplementos digitales