‘Cat lovers’ de Quito tienen sus propios refugios
Devolución de cobros indebidos y con intereses, una …
Los problemas de salud mental aumentaron en los univ…
Policías se toman la Quinta Avenida para despedir a …
Secretario de Estado de Estados Unidos ratifica a Ec…
Secretario, que difundió información reservada del c…
45% de filtraciones de datos exponen nombres, correo…
El delito del robo de vehículos se incrementó 20% en 2021

El pasillo ecuatoriano, un patrimonio que enorgullece al país

El Trío Alvarado es un conjunto musical dedicado a la difusión del pasillo ecuatoriano. Foto: Galo Paguay / El Comercio

El Museo del Pasillo en el Centro Histórico de Quito fue el lugar desde donde se anunció la inclusión del pasillo ecuatoriano en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco la noche de este martes 14 de diciembre del 2021. 

Una selección de canciones tradicionales e inéditas interpretadas por el Trío Alvarado acompañaron los discursos oficiales que celebraron esta nueva designación internacional.  

El canto y la poesía del pasillo ecuatoriano es una de las cinco expresiones culturales seleccionadas por la Unesco en la decimosexta reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de ese organismo internacional. 

Ubicado en la esquina de las calles García Moreno y Bolívar, el Museo del Pasillo se inauguró en diciembre del 2018 como un espacio de conservación histórica, transmisión de saberes y difusión del género, para cumplir con parte de los requerimientos de postulación como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.  

En ese contexto, en el museo se han realizado cerca de 300 presentaciones musicales virtuales y presenciales y se han recibido alrededor de 100 000 visitantes desde su apertura. Así lo aseguró José Luis Freire, director del Museo del Pasillo, quien destacó el orgullo que representa para el país esta designación.  

Como una expresión de la cultura popular a inicios del siglo XIX, en los territorios que formaban parte de la Gran Colombia, el pasillo se deriva de la fusión de melodías indígenas como el yaraví y ritmos europeos como vals, minueto, bolero español, entre otros. Su nombre surge de los pasos cortos que las parejas ejecutaban para acompañar este ritmo con baile. 

Desde 1993 se estableció el 1 de octubre como el Día del pasillo ecuatoriano, en conmemoración por el natalicio de Julio Jaramillo. Desde hace más de una década se inició un proceso de investigación acerca de este género musical con el objetivo de incluirlo en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.  

Catalina Tello, directora del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural destacó el trabajo interinstitucional del Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Cultura al que también se sumaron más de 300 artistas, académicos y especialistas que contribuyeron en la producción del expediente técnico que fue admitido por la Unesco en 2019. 

Para Alfonso Espinosa, subsecretario de Memoria Social, el reconocimiento internacional a este “tesoro musical y poético” significa una responsabilidad del Estado y la sociedad para proteger y fortalecer esta expresión artística que se proyecta al mundo como la síntesis de la identidad musical ecuatoriana e hispanoamericana. 

Ese fortalecimiento, dice Espinosa, requiere de varias líneas de acción que tienen que ver con un proceso de consolidación de la investigación musical como una plataforma que genere nuevos procesos creativos, que pongan en contacto a los artistas con el público. Fortalecer los espacios de difusión y favorecer el consumo cultural interno de este género también deben ser parte de la estrategia, aseguró. 

El aguacate, Cinco Inviernos, Sombras, Labios de ambrosía fueron algunos de los pasillos interpretados por el Trío Alvarado durante el acto de presentación. Nacidos en Machala, los hermanos Alejandro, Jean Carlos y Omar Alvarado llevan una década dedicados a la difusión del pasillo. “Es un logro enorme para el país y como artistas que el pasillo tenga este reconocimiento internacional”, dijo Alejandro Alvarado sobre el orgullo que siente al saber que desde hoy el pasillo es parte de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. 

Suplementos digitales