1 de diciembre de 2019 00:00

El avión eléctrico comienza a despegar

El avión eléctrico Alice posee alrededor de unos 30 minutos de autonomía a una velocidad de 110 kilómetros por hora en vuelo de crucero. Foto: AFP, EFE

El avión eléctrico Alice posee alrededor de unos 30 minutos de autonomía a una velocidad de 110 kilómetros por hora en vuelo de crucero. Foto: AFP, EFE

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 11
Andrea Rodríguez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Alice es el primer avión comercial que funciona completamente con electricidad. Es 90% fibra de carbono y tiene un sistema de mandos de vuelo eléctricos. Esta aeronave, creada por la empresa israelí Eviation, es la primera en su tipo en el mundo.

Aunque por lo pronto es solo un prototipo, no necesitará ni una gota de combustible, lo que la convierte en un aparato innovador a todas luces.

Hay quienes consideran que los aviones eléctricos son el futuro de la aviación no contaminante. A pesar de que todavía hay mucho por desarrollar en este campo, Alice ya es una muestra de que se pueden producir aeroplanos ecológicamente amigables. De hecho, este aparato podría realizar un vuelo de más de 1 000 kilómetros con una sola carga a unos 3 000 metros de altura.

Pablo Rivera Argoti, PhD en ingeniería eléctrica, indica que en una década habrá más aviones eléctricos capaces de cubrir distancias mayores a 400 kilómetros, con capacidad para más de 100 pasajeros.

Según el especialista, es importante que los países impulsen el desarrollo de aviones eléctricos ya que estos no emitirían gases contaminantes como el CO2 y, por lo tanto, no causarían daño al ambiente.

Otra de las ventajas que ofrece este medio de transporte eléctrico es la reducción del ruido, principalmente en el momento del despegue. El mayor limitante de los aviones eléctricos es la batería, pues la autonomía dependerá del tamaño de esta. Es por ello que estos aparatos solo cubrirían cortas distancias.

Al explicar el funcionamiento de las baterías, Rivera manifiesta que la energía dentro de estas es trasformada a corriente alterna por medio de un inversor y controlador electrónico. Explica, además, que la corriente alterna es utilizada para mover el motor eléctrico. Hay algunos prototipos de aviones eléctricos que utilizan la energía del sol para poder funcionar y lo hacen por medio de celdas fotovoltaicas.

Por otro lado, las baterías de sistemas de tracción eléctrica, como los usados en aviones eléctricos, son generalmente de litio. Estas funcionan por medio de procesos de reacción química.

De acuerdo con Rivera, el proceso de carga de energía no es muy simple y el tiempo de recarga variará dependiendo de la tecnología de la batería (oscila entre 4 y 12 horas para completarse). Este sería uno de los principales problemas técnicos, junto con el peso de las celdas.

En el momento, en centros de investigación mundial existen prototipos de baterías con tiempos de carga de 10 minutos y autonomía de 300 km.

Esteban Valencia, ingeniero en Electrónica, explica que desde el punto de vista del desempeño, un avión eléctrico aún no puede igualar a uno de combustión. Por ejemplo, en este último se puede llevar un mayor número de personas porque hay más potencia y un menor peso en el sistema de propulsión. Esta es, de hecho, la principal diferencia entre un modelo eléctrico y uno de combustión. Sin embargo, los esfuerzos actuales se concentran en conseguir que, en un futuro, las aeronaves eléctricos se implementen en la aviación civil.

Aunque estos todavía tienen ciertas limitaciones, hoy existe un buen número de modelos experimentales, así como aeronaves en plena comercialización.

Una de las compañías que comercializa artefactos de este tipo es Yuneec. Esta corporación tiene en su catálogo al e-Spyder, un avión que fue presentado en julio de este año, en un vuelo que despegó del aeropuerto de Woodstock, en Estados Unidos.

El aparato tiene una autonomía de 40 minutos gracias a dos baterías de litio. Esta misma compañía también fabrica el modelo E340, que posee dos asientos, un motor y una autonomía de tres horas.

Otra empresa que se destaca en la carrera eléctrica por los cielos es Sikorsky, que ha anunciado el desarrollo del proyecto Firefly, un helicóptero eléctrico. Si bien cada vez hay más modelos de aeronaves con estas características, aún no pueden competir con los aviones tradicionales.

Valencia explica que hasta ahora se han logrado diseñar aviones ultraligeros capaces de llevar hasta dos personas. Aún no se ha conseguido desarrollar un transporte masivo de pasajeros de este tipo. Por ello, todavía es pronto para pensar que las aeronaves eléctricas vayan a sustituir a las convencionales para el transporte de pasajeros y de mercancías. Sin embargo, existen varios esfuerzos para conseguir que este medio de transporte se consolide.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (46)
No (7)