48 712 bienes patrimoniales del país siguen en riesgo

El edificio Aranjuez conserva 48 712 bienes patrimoniales de todo el país. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

La semana pasada se abrió otro capítulo sobre el traslado de los 48 712 bienes patrimoniales que están en el edificio Aranjuez, en Quito. La ministra de Cultura y Patrimonio, María Elena Machuca, anunció que las reservas que acogen estas piezas no irán al edificio de la ex Unasur. 

La historia sobre el riesgo que corren las piezas comenzó en enero del 2020. Esta reserva cuenta con piezas de arqueología (42 612 bienes);  de arte colonial y republicano (3 500 bienes); de arte moderno y contemporáneo (2 600 bienes); así como los fondos bibliográficos (223 773 volúmenes) y los fondos documentales y audiovisuales del Ecuador.

El exministro Juan Fernando Velasco confirmó que, el 10 de diciembre del 2019, llegó al Ministerio un informe del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias,  que alertaba sobre el estado de la infraestructura del Aranjuez.  12 edificios fueron estudiados para ver si contaban con las características necesarias para resguardar las reservas.

En una de las conclusiones se señala que existe la probabilidad de que, ante la ocurrencia de un evento sísmico severo, el edificio colapse: “constituye un peligro inminente para la seguridad de los ocupantes del edificio, así como a las piezas de alto valor patrimonial”. 

Luego de evacuar a todas las personas que trabajaban en este edificio, se inició la búsqueda de un nuevo predio para albergar las reservas. Sin embargo, han pasado tres ministros: Juan Fernando Velasco, Angélica Arias y Julio Bueno y ha llegado María Elena Machuca y, hasta este momento los bienes no han salido del interior del edificio Aranjuez

Los bienes patrimoniales se encuentran en este momento en el Edificio Aranjuez, en Quito. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

Según un informe de la Secretaría de Memoria del Ministerio de Cultura del 23 de marzo del 2020, se hicieron estudios en 12 edificios de la ciudad, entre ellos el del Banco Central, la antigua Embajada Americana, el ala norte del Centro de Arte Contemporáneo y el edificio de la ex Unasur. 

Entre las conclusiones de este informe se señala que el edificio que en ese momento cumplía con la mayor parte de características requeridas para albergar las reservas es el de la ex Unasur. Una de ellas es que tiene el requerimiento de superficie mínima indispensable para la gestión y desarrollo de los fondos. Además, se señala que cuenta con varios sistemas de seguridad, entre ellos está un doble sistema de protección contra incendios, sistema de control de accesos y sistema de climatización y de manejo de temperatura. 

Al respecto, Machuca mencionó que, durante su visita al edificio, comprobó que no tiene las adecuaciones ideales para una reserva. “No cuenta con un sistema de seguridad y un sistema de ventilación adecuados”.

La funcionaria también anunció que frente a la decisión de no trasladar los bienes al edificio de la ex Unasur, en el que ya se han invertido USD 70 058,00 más IVA por concepto de adecuaciones, se piensa realizar estudios para consolidar el edificio Aranjuez, con el objetivo de que los bienes se queden ahí.

Este Diario comprobó que no solo existe el informe del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, sino un estudio estructural realizado por la Empresa Pública EPN TECH, en el que se señala, entre otras cosas, que aunque exista un reforzamiento estructural integral del edificio Aranjuez, se tiene que cambiar su uso a uno que sea  exclusivamente para oficinas. 

Alfonso Espinosa, subsecretario de Memoria Social, dice que la evaluación que se hace en el estudio es contra las actuales normas de construcción del país. “El Aranjuez es de 1991 y cualquier edificio al que lo pusiéramos bajo ese lente presentaría estos problemas”.