Tema

inquilinos

Juicios entre inquilinos y dueños de casa se dilatan hasta dos años

Los insultos eran a diario. En un patio de piedra de una casona colonial retumbaban los gritos de la dueña de casa: “eres un vago, lárgate”. Ese fue el hostigamiento que Diego Oleas dice haber soportado durante un año. Es el mismo tiempo que se prolongó un juicio de inquilinato en su contra.

Suplementos digitales