Opositores a López Obrador insisten en exigir su ren…
Golpean a turista que subió al Castillo de Chichén I…
Las polémicas de Dina Boluarte en medio del estallid…
La incubadora Prendho de la UTPL está entre en las ‘…
Las ventas de Ecuador crecieron un 13,5% en 2022
Interno fue hallado muerto en cárcel El Rodeo de Manabí
Con una misa se recordó a los 29 fallecidos en el al…
Multa por incumplir veda de cangrejo puede llegar ha…

Presunción de inocencia

Parece cada vez más utópico exigir que se apliquen todas las normas constitucionales, sin ser atacado por ello; como ejemplo relataré un hecho reciente.

El Ministro del Interior informó, vía tuiter, que se había detenido a "la peor banda de crimen organizado" del país. Compartió detalles del operativo, los delitos que se les atribuía, el papel de la Policía Nacional, etc.

En respuesta a este mensaje, cientos de tuits de felicitación y uno, el de una defensora de derechos humanos, que decía "Otra vez @ppsesa omite palabra 'presuntos' al describir detenidos. Ya los juzgó. Si la prensa haría lo mismo…" (sic).

La réplica del Ministro fue inmediata: "…después de haber detenido a esta banda si ud desea enjuícieme y no me voy a defender y me voy preso, los jueces juzgaran"(sic).

Los "seguidores" del Ministro reaccionaron y empezaron los mensajes de reproche: "ojo con esta defensora de delincuentes"; "su odio y amargura hacen q siempre le vea el pero a hechos grandiosos como este supongo que estará lista a defenderlos" (sic); "ojalá nunca sea necesario delincuentes c topen con personas como [Ud.] para q sigan usando la presunción habiendo tenido pruebas" (sic); "…le puedo apostar que todos los aprendidos son culpables, este gobierno no funciona como en el caso Fybecca!!" (sic) .

Una pequeña muestra del enojo que provocó una invocación al cumplimiento de una obligación constitucional y el doble estándar con que se manejan estos temas. No se criticaba la detención, la investigación o el éxito alcanzado con el operativo; era una crítica legítima a un mensaje que no guarda conformidad con la obligación de presumir la inocencia de toda persona investigada, procesada, detenida, sin importar quién o de qué se le acuse.

La historia es pródiga en ejemplos de arrestos indebidos, por eso la culpabilidad debe ser declarada, luego de un proceso judicial con garantías, por jueces independientes e imparciales. La "declaración" de culpabilidad -anticipada- desde los medios de comunicación o funcionarios públicos de alto nivel, son presiones indebidas a la justicia.

Igual de grave es afirmar que una persona, o peor aún un Régimen, es infalible, que sus acciones siempre son correctas y que nunca cometerá una injusticia; esto implica defender a un gobierno de personas, no de leyes, exponiéndonos a posibles abusos, viviríamos en estado de inseguridad mayor que el provocado por la delincuencia: bastaría un parte policial, o la declaración de una autoridad, para que una persona sea declarada culpable ¿para qué administración de justicia, proceso judicial o defensa? Felicitaciones Ministro por haber asumido, con los riesgos que esto significa, una lucha frontal contra la delincuencia organizada; pero es necesario tener apertura a las críticas en una sociedad democrática. Los seres humanos no somos infalibles, cuando ejercemos poder estamos más expuestos al escrutinio público.