César Augusto Sosa

El posbrexit y Ecuador

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 11
Lunes 03 de febrero 2020

El Reino Unido comenzó el viernes pasado un proceso para abandonar la Unión Europea y eso puede ser una oportunidad para Ecuador, siempre y cuando haya un plan para aprovechar el fortalecimiento de las relaciones con un país que está en el ‘top ten’ de las principales economías del mundo.

La diplomacia británica empezó una gira mundial con el fin de preparar el terreno para firmar nuevos acuerdos con sus socios comerciales en la etapa posbrexit, ya que los vigentes serán transitorios y durarán, en el mejor de los casos, el presente año. El abandono de la UE prevé un período de transición que terminará a finales del 2020.

Ante ese escenario de incertidumbre, las autoridades británicas y andinas tranquilizaron a los empresarios de sus respectivos países a través de dos instrumentos legales. El 15 de mayo del 2019 los tres países andinos y Reino Unido firmaron en Quito un acuerdo comercial multipartes que replica las condiciones del acuerdo con la UE y que se puso en vigencia el 2017. Ese acuerdo comercial debe ser aprobado por la Asamblea de Ecuador, lo cual todavía no ha sucedido.

Aún no hay de qué preocuparse, ya que las reglas para los andinos serán las vigentes que con la UE, al menos, durante este año. Y luego, cuando los británicos lleguen a un nuevo acuerdo con los europeos, empezará a regir el acuerdo firmado por los andinos en mayo pasado.

Para eso se necesitará que la Asamblea Nacional haya ratificado el acuerdo comercial. Y si ese proceso va más allá del 2020, también se firmaron unas notas diplomáticas que dan nueve meses más de estabilidad. En ese tiempo, las normas serán las mismas que existen actualmente con la UE.

Entonces, la preocupación no está en el campo de las normas, sino en saber cómo aprovecharlas para fomentar el comercio y las inversiones. El Reino Unido representó el año pasado el 5% de las exportaciones ecuatorianas a la Unión Europea (UE), que se concentran básicamente en banano, atún, camarón y flores.

Ese porcentaje se ha mantenido relativamente constante en los últimos años, pero debiera aumentar en el marco del nuevo acuerdo comercial con el Reino Unido. El comercio y las inversiones van de la mano, por lo que se requiere firmar acuerdos de protección de inversiones y bajar el riesgo país de Ecuador, que ronda los 1 000 puntos.

Ecuador no ha podido aprovechar las ventajas de la liberación arancelaria con Reino Unido en el marco del acuerdo con la Unión Europea. Solo en el 2017, cuando se puso en vigencia el acuerdo comercial con la UE, las exportaciones ecuatorianas a ese país crecieron 43%, mientras las importaciones aumentaron 89%. Al año siguiente se redujo el comercio bilateral y el 2019 Ecuador vendió un 13% menos y compró 3% más.

Para mejorar esas cifras se necesita trabajar en lo de siempre: mejorar la competitividad del país, que es una tarea de las empresas y del Gobierno. Y eso no solo aplica con el Reino Unido.