Las empresas funerarias alrededor del mundo ofrecen servicios espaciales, urnas impresas en 3D y hasta la cremación líquida biodegradable. Foto: Cortesía.

Las empresas funerarias alrededor del mundo ofrecen servicios espaciales, urnas impresas en 3D y hasta la cremación líquida biodegradable. Foto: Cortesía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (3)
Domingo 28 de octubre 2018

Las nuevas tecnologías acompañan a la muerte

Redactor(I)
davilae@elcomercio.com

Hace unos años, la compañía funeraria Perfect Choice, en el Reino Unido, decidió poner a prueba un concepto de el ataúd del futuro. La caja fúnebre diseñada por esta empresa era completamente negra y tenía, en la parte superior, una pantalla que permitiría desplegar los comentarios en que se colocaban en redes sociales en torno a la persona fallecida o, dado el caso, una presentación en diapositivas sobre el difunto.

A los lados, el féretro tenía barras de iluminación LED y parlantes para que se pudiera colocar la música que disfrutaba en vida el fallecido, mediante una conexión con una lista de Spotify.

El concepto de este ‘ataúd inteligente’, pese a que estaba acompañado de estudios sobre las tendencias digitales de los usuarios de Inglaterra y del mundo, no pasó nunca a producción. De hecho, nunca abandonó el papel en el que fue diseñado. Aun cuando la investigación reveló que muchas personas sí publican fotos en redes sociales tras haber asistido a funerales, la idea de permanecer junto a un ataúd leyendo mensajes de redes sociales probablemente no fue lo más atractivo del concepto.

En la actualidad, no obstante, otras tendencias tecnológicas han acompañado a los rituales de muerte que se realizan en el mundo, con ideas que van desde el despliegue de mensajes en sitios web diseñados para el efecto, hasta otras que involucran incluso la posibilidad del viaje al espacio exterior. A continuación, detallamos algunas de estas opciones.

Impresión 3D de urnas fúnebres

Scott Weiland, el cantante de Stone Temple Pilots, utilizaba un megáfono para cantar durante sus conciertos. Para honrar su memoria, sus familiares contrataron a la empresa Foreverence para crear una urna en forma de megáfono mediante impresión 3D y guardar sus cenizas. Los familiares de Lemmy Kilmister, el líder de Mötorhead, acudieron a la misma empresa para imprimir una urna en forma del sombrero que el artista utilizaba. La familia del cantante estadounidense Prince usó también los servicios de esta empresa para imprimir un pequeño mausoleo.

Cenizas enviadas al espacio

Por un costo aproximado de USD 2 500, la empresa Elysium Space ofrece la posibilidad, tras la cremación del difunto, de enviar parte de sus cenizas al espacio.
Luego de realizada la reserva, la compañía envía un pequeño paquete metálico en el que se colocarán parte de las cenizas, el cual debe ser enviado de vuelta por correo.
Luego de recibir el paquete de vuelta, Elysium Space colocará la caja junto con las de otras personas que han pagado por el servicio en una cápsula, la cual será enviada al espacio en un cohete Falcon 9 de SpaceX. La caja permanece orbitando la Tierra por cerca de dos años. Se puede seguir su trayectoria con una aplicación móvil.

La cremación líquida

Disolución y desintegración son las opciones que serán permitidas por ley en el Estado de California desde el año 2020 para quienes deseen otra opción para disponer de sus restos mortales. En otras partes de Estados Unidos ya se permite este proceso desde el año 2012. Aunque pueda sonar controvertida y poco tradicional, la llamada resomación o cremación líquida es también una opción más amigable con el ambiente respecto a la alternativa de la cremación tradicional. La compañía californiana Qico, una de las que ofrece el servicio, explica que tras el procedimiento también se entregan cenizas a los familiares del fallecido, pero estas no son tóxicas y son biodegradables. La opción ha sido usada en Canadá desde el 2012 y en Inglaterra empezó el año pasado.

Códigos QR en las lápidas


Quiring, una empresa fabricante de lápidas en Alaska, Estados Unidos, ofrece la posibilidad de colocar un código QR como parte de la inscripción en la lápida.
Quienes visitan la tumba de la persona fallecida, pueden escanear el código QR con sus teléfonos inteligentes. Tras esta acción, el teléfono es redireccionado a una página web preparada en honor al difunto, en la que se coloca una breve reseña de su vida. El sitio web también puede alojar mensajes en video de quienes han querido dejar unas palabras de condolencia por esta vía.