Hombre fue sentenciado a 17 años de prisión por homi…
Más de 50 hectáreas de vegetación han sido consumida…
Lasso ofrece fondos para erradicar la violencia de g…
El Consejo de Participación usa pocos fondos contra …
Hubo 3 omisiones en naufragio de Angy en Islas Galápagos
México investiga la presunta destrucción de una obra…
Ataque contra comisaría en Turquía deja un policía f…
Grupo de 11 turistas con visado Schengen fraudulento…

El golero de LDU perdió dos estatuillas de la Virgen de Luján en las finales ante Emelec

se anunciará la noticia una vez que ya se concrete el acuerdo con Gabbarini, futbolista de 33 años.

se anunciará la noticia una vez que ya se concrete el acuerdo con Gabbarini, futbolista de 33 años.

El arquero Adrián Gabbarini en una práctica de LDU en el 2018. Foto: Diego Pallero / Archivo/ EL COMERCIO

El teléfono celular del guardameta Adrián Gabbarini se ha llenado de mensajes pidiendo que se quede en Liga de Quito y está feliz por su renovación por dos años con la posibilidad de un año más.

Este viernes 4 de enero del 2019 contó una anécdota sobre las finales del 2018 que Liga de Quito ante Emelec. ‘Súper Gabba’ tenía la costumbre de llevar una estatuilla de la Virgen de Luján envuelta en una toalla y ubicarla atrás del arco.

La Virgen de Luján o Nuestra Señora de Luján es considerada patrona de la Argentina, Uruguay y Paraguay. Sin embargo, en las dos finales que jugó ante los azules, Gabarinni perdió las efigies.  Eso le ocurrió tanto en la final de ida jugada en el estadio Capwell como en la final de revancha en el estadio Rodrigo Paz Delgado.  “Me las robaron en los dos partidos. No es cábala, pero es mi religión. Tengo más imágenes. No porque las haya perdido  íbamos a perder las finales. Pero la persona que lo hizo dejó una mala imagen de Emelec”, dijo Gabbarini en entrevista con radio La Red de Quito.

Una de las figuras que perdió le acompañaba desde hace 10 años. ¿Cómo se la perdió en el estadio de la ‘U’? Gabbarini dijo que en el primer tiempo cuando se lesionó Hernán Pellerano se dio cuenta que ya no estaba la imagen. El golero no quiso desconcentrarse y prefirió no decir nada.