Policía aprehende a sospechosos con dos subfusiles e…
El precio del cerdo dispara la demanda de carne de c…
COE aprueba retorno voluntario a clases presenciales
Quiteños salieron poco este sábado 22 de enero del 2022
Pasajero procesado por mostrar sus partes íntimas en…
EE.UU. envía ayuda militar adicional a Ucrania en me…
Matanza en Playita del Guasmo apunta a venganza de L…
EE.UU. y Canadá coordinan ‘consecuencias masiv…

Abdusattorov, de 17 años, es el campeón mundial de rápidas

Dommaraju Gukesh (izq.) en acción ante Abdusattorov Nodirbek durante el 2021 World Rapid & Blitz Championship. Foto: EFE

Nodirbek Abdusattorov, un Gran Maestro uzbeko de solo 17 años, destronó en Varsovia a Magnus Carlsen como campeón mundial de ajedrez rápido al batir en el desempate al ruso Ian Nepomniachtchi, que hubo de conformarse con la medalla de plata 18 días después de inclinarse ante el campeón noruego en el Mundial de ajedrez clásico disputado en Dubai.

Una victoria en la segunda de las dos partidas de 3 minutos del desempate (la primera había terminado en tablas) concedió el título y el primer premio de 60.000 dólares al joven jugador de Tashkent, que en las 13 rondas del torneo obtuvo siete victorias, incluida la que jugó contra Carlsen, perdió una sola (contra el ucraniano Anton Korobov) y empató las otras cinco, hasta alcanzar una puntuación de 9,5 puntos.

El Mundial de rápidas, que se jugaba a un ritmo de 15 minutos por bando con 10 segundos de incremento por jugada, llegó a la decimotercera y última ronda con casi todo por decidir: Abdusattorov, Nepomniachtchi, Magnus Carlsen y el estadounidense Fabiano Caruana estaban empatados a 9 puntos.

Los cuatro tenían posibilidades de hacerse con la corona, y por tanto sorprendió que Nepo y Caruana firmaran tablas en solo seis movimientos, que al ruso podrían bastarle (como sucedió, en efecto), pero para el estadounidense, con peor desempate que los otros tres, equivalía a renunciar al título.

Carlsen afrontaba la última jornada como líder con medio punto de ventaja, pero tuvo un comienzo calamitoso que terminó por costarle la corona. En su primera partida, contra el joven Abdu, cometió un grave error en un final de tablas con apremios de tiempo para los dos.

Era la primera derrota del noruego, que a continuación hizo tablas con su viejo rival Nepo, cediendo el liderato al uzbeko. Pero el campeón regresó inmediatamente al primer puesto compartido gracias a su victoria sobre el armenio Levo Aronian.

En la decisiva ultima ronda, a Carlsen le tocó en suerte otro estadounidense, Hikaru Nakamura, que pese a no encontrarse en plenitud de forma es un contrincante siempre peligroso en el ajedrez rápido, sobre todo si, como ahora, conducía las blancas.

Carlsen se las arregló para llegar a un final de torres con peón de más, de tablas teóricas pero en una posición proclive a precipitar errores en el jugador que menos tiempo tiene en el reloj. En efecto, el noruego tuvo en sus manos una línea ganadora, que le hubiera dado el título, pero no la vio y Nakamura encontró el antídoto para forzar el empate.

Las tablas dejaban al campeón el consuelo de la medalla de bronce, fuera del desempate por el título, que se iba a decidir en un desempate entre Nepo y Abdu, a quien le bastaron unas tablas con el ídolo local polaco, Jan-Krzysztof Duda, para acceder a la batalla final por el título.

Aunque cuatro jugadores terminaron con los mismos 9,5 puntos, el desempate estaba reservado sólo a los dos con mejor estadística, una norma que Carlsen calificó de “completamente estúpida” al terminar su participación.

El título se iba a dilucidar en dos partidas de 3 minutos por bando con 2 segundos de incremento por jugada, y si fuera necesario en un Armagedón (5 minutos para las blancas y 4 para las negras, pero a estas les basta con hacer tablas).
Nepo, que abría con blancas en el primer juego, se mantuvo fiel a su apertura española abierta. Ninguno cometió errores graves y el duelo acabó en tablas.

El uzbeko, que no se arrugó ante el subcampeón del mundo, tenía la iniciativa en la segunda y eligió una apertura inglesa con 1.c4. El adolescente sometió al ruso a una fuerte presión y, aunque en la precipitación omitió dos veces un mate en dos, terminó desarbolando a Nepo, que en 18 días pierde su segunda oportunidad de alcanzar un título mundial.

Este miércoles comienza en la misma sede el Mundial de ajedrez relámpago (blitz, de partidas de 3 minutos), en el que, durante dos días, Carlsen defenderá también el título.

Suplementos digitales