Participación Ciudadana plantea al CNE reformar el s…
Se habilita la liberación de vehículos retenidos por…
En 21 provincias se detectaron zonas donde existe mi…
Iza, tras dos tropiezos, reúne a la Conaie para defi…
La violencia escala en el cerro Las Cabras
Tonga confirma un primer fallecido tras la erupción …
Liquidación o nuevos contratos piden extrabajadores …
Lasso designa representantes para siete embajadas

Los éxitos deportivos se cimentan en una formación integral

El club tiene categorías formativas desde los 12 años. Aquí reciben una charla de un entrenador. Foto: archivo Diego Pallero / EL COMERCIO

En Independiente del Valle el fútbol es más que solo fútbol. Buena parte del éxito deportivo del elenco rayado está cimentado en la constante innovación, que se refleja en la formación académica de sus jugadores juveniles.

Más allá de los logros deportivos, el IDV es conocido también por haberse involucrado en el proceso de formación de sus futbolistas, a nivel de escolaridad y de bachillerato. Al inicio fueron convenios para que sus estrellas juveniles se educaran a distancia. Más adelante, desde el año 2014, incluso se mantuvo un convenio con el Ministerio de Educación para la formación presencial de los deportistas.

En la actualidad, desde este ciclo lectivo se ha implementado un nuevo método de enseñanza, más dinámico, que potencializa las fortalezas individuales, la autonomía y la creatividad de cada estudiante.

Es por eso que ahora, las aulas tradicionales dieron paso a espacios más amplios, abiertos, algunos de ellos con pantallas, en los que 105 integrantes de las formativas, incluidas seis chicas de las Dragonas (equipo femenino del IDV) estudian bajo el modelo del ReinventED Schools, una red de colegios privados.

“Hemos cambiado a un nuevo colegio privado, con financiamiento del club. Es una idea de escolarización con autonomía. Esto ha marcado mucho y estamos dando un paso grande a nivel educativo”, explica Roberto Arroyo, gerente deportivo del club.

Desde 2010, que ascendió a la Serie A, el club ya tenía claro lo que se ha convertido en uno de sus objetivos: generar oportunidades más allá del fútbol.

Los deportistas reciben clases en las aulas del colegio, que es impulsado y financiado por el club. Foto: archivo / EL COMERCIO

“Desde el inicio se ha mantenido esa filosofía de generar oportunidades a los jóvenes, de generar un proyecto que les dé algo más que fútbol. Eso ha sido clave en el crecimiento del club en todos estos años. Queremos generar agentes de cambio, que los chicos sepan valorar que el fútbol no es para siempre. Incluso, estamos incentivando a algunos de ellos a inmiscuirse en temas universitarios”, añade Arroyo, quien se unió al IDV como coordinador de formativas en 2010.

“Las instalaciones también han sido renovadas. Se ha hecho una gran inversión en eso para adaptarnos a la nueva metodología. Ya no son aulas con pizarrones, son salas para compartir, con televisores, mesas… Es bastante interesante. Para que esto funcione hemos hecho todo un proceso de contratación de docentes, psicólogos, profesores de música, idiomas…”, asegura el gerente.

Esa parte académica, que es una de las prioridades del club, va de la mano con los entrenamientos. En este sentido, en IDV creen que los aspectos futbolísticos pueden mejorarse al desarrollar otras destrezas. Así, los futbolistas más jóvenes complementan sus prácticas en la cancha con otras actividades, como las artes marciales, el rugby o el ajedrez. Así lo cuenta Christian Cachipuendo, entrenador de 27 años que está a cargo del equipo Sub 16.

“El fútbol tiene que ir con la educación. Si bien el deporte es una herramienta para generar cambio, la educación lo es mucho más”, explica el director técnico titulado por el instituto de la FEF.

Los jóvenes deportistas de Independiente combinan su formación con la práctica deportiva. En la Sub 16, por ejemplo, realizan los entrenamientos por las mañanas. Luego, en las tardes, complementan su preparación con trabajos de fuerza y de gimnasio.

Los más pequeños, las Sub 12 y Sub 14, también aprovechan esa doble jornada y en las tardes realizan actividades para ganar movilidad, flexibilidad y creatividad.

Para esto, a través de módulos, practican otros deportes. Por estos días hay un grupo que aprende karate, aunque también han realizado rugby, ajedrez, danza y otras disciplinas que contribuyen a potenciar sus fortalezas físicas y cognitivas. De esa manera, se busca que tengan mejores opciones de llegar al primer equipo de fútbol, el que por estos días buscará el título ante Emelec.

“Son múltiples factores que han ayudado para que este año podamos llegar a la final. Eso, sumado a entender que el equipo de Primera tiene que tener esa dosis de experiencia y juventud que ha permitido conjugar en este año a un gran grupo de profesionales; también el tener una idea de juego, desde la Sub 12 y en todas las categorías. Esto logra que a los jugadores, cuando van cumpliendo etapas, se les haga más fácil llegar al primer equipo”, explicó Arroyo.

Esa idea de juego empezó a implementarse desde finales de 2015. En ese entonces, directivos y varios entrenadores viajaron a Catar “a tener una experiencia con la gente de la Academia Aspire y con ellos fuimos desarrollando y elaborando este modelo de juego. Claro que en el camino, en estos seis años, se han desarrollado más y mejores cosas”, recordó el gerente deportivo.

Para Cachipuendo, DT de la Sub 16, esa manera de afrontar los partidos es otra de las fortalezas del club, ya que en todas las categorías hasta el primer plantel se mantiene una manera similar de jugar basada en la disputa del balón en el campo contrario, en la movilidad, en el juego por las bandas…

Con esa idea de juego, sumada a la formación integral que buscan, en Independiente del Valle están seguros que se convertirán en la cantera de jugadores más grande de Latinoamérica. Ese es otro objetivo que se han planteado.

Suplementos digitales