19 de marzo de 2019 00:00

Liga de Quito examina las causas de su crisis de resultados

José Quintero (14) y el entrenador Pablo Repetto lamentan una decisión arbitral. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

José Quintero (14) y el entrenador Pablo Repetto lamentan una decisión arbitral. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Deportes
(D)

Pablo Repetto lleva un año y medio como entrenador de Liga de Quito y esta es la primera vez que su equipo pierde tres partidos consecutivos. Los albos se habían ilusionado con buenas presentaciones ante Guayaquil City (triunfo 4-0 en la cuarta fecha) y ante Peñarol por la Copa Libertadores (triunfo 2-0), pero, de pronto, sobrevino el desplome azucena.

En el lapso de 10 días, la ‘U’ pasó de la esperanza al desconcierto: cayó en la fecha cinco por 3-0 ante Macará, aunque con una oncena conformada, en su mayoría, por reservistas; luego, perdió 3-1 ante Flamengo por la Copa Libertadores y, anteayer perdió 1-0 con Aucas, como local en el estadio Rodrigo Paz.

En la temporada pasada, cuando Liga logró el título nacional, jamás recibió siete anotaciones en tres partidos. Por ello, en la institución hay preocupación y se busca la manera de realizar correctivos urgentes.

Los jugadores y el cuerpo técnico intentan matizar el mal momento del club y encontrar un equilibrio en el funcionamiento, mientras exdirigentes históricos e influyentes como Rodrigo Paz hicieron duros señalamientos en las últimas horas.

“Antes, cuando le ganamos al Peñarol no éramos el mejor equipo. Ahora, debemos tener mente fría. No somos los peores, pese a los resultados”, sostiene Édison Vega, uno de los capitanes del equipo y autor del autogol con el que Liga cayó ante Aucas. El cuadro oriental no ganaba en el escenario de Ponciano desde noviembre del 2015.

Liga de Quito examina las  causas de su crisis de resultados


Uno de los más molestos con el rendimiento del equipo es Rodrigo Paz, presidente vitalicio de la institución alba. Ayer en radio Área Deportiva realizó duros reproches a las decisiones del cuerpo técnico: la principal, mantener en la banca al mediocampista ofensivo Luis Andrés Chicaiza.

“Lo estamos depreciando. Él no es un jugador para actuar 20 minutos. Chicaiza tiene que estar más tiempo en cancha”, apuntó Paz, quien afirmó que ahora hace críticas como hincha y no como dirigente. Sin embargo, su voz sigue siendo influyente en las decisiones que se toman en el club.

Andrés Chicaiza (10) refuerzo de Liga de Quito para la temporada 2019, durante el cotejo ante Sociedad Deportiva Aucas, el domingo 17 de marzo en cotejo válido por la sexta fecha de la LigaPro jugado en el estadio Rodrigo Paz Delgado. Foto: Diego Pallero

Andrés Chicaiza (10) refuerzo de Liga de Quito para la temporada 2019, durante el cotejo ante Sociedad Deportiva Aucas, el domingo 17 de marzo en cotejo válido por la sexta fecha de la LigaPro jugado en el estadio Rodrigo Paz Delgado. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO


Chicaiza llegó esta temporada procedente del Delfín Sporting Club y le costó a Liga USD 1,2 millones. Tiene un contrato por cinco temporadas y fue la inversión más fuerte que realizó el equipo. La decisión fue más un gusto dirigencial que un pedido del entrenador Repetto, a quien el juego cerebral y pausado del volante otavaleño no se acopla a su idea de juego, en donde predomina la velocidad y el compromiso defensivo de los mediocampistas, algo de lo que Chicaiza adolece.

Contra Aucas, el domingo, el exmediocampista de Delfín SC ingresó a los 53 minutos a reemplazar a Jhojan Julio, quien ocupa la misma posición de su compañero: mediapunta ubicado por detrás del ariete Juan Luis Anangonó.

A propósito del delantero, él recibió una sanción por no haber podido viajar con la delegación, la semana pasada, a Río de Janeiro. Un impedimiento legal, consecuencia de un juicio de alimentos, lo privó de estar con sus compañeros. Su puesto lo ocupó Rodrigo Aguirre, a quien ayer también le llegaron los dardos de Rodrigo Paz: “ya va un mes en el equipo y todavía no vemos nada de su juego”.

Los azucenas tuvieron descanso ayer y hoy. Después se entrenarán de corrido hasta el sábado en el complejo de Pomasqui, en jornadas matutinas y vespertinas.

El cuerpo técnico consideró conveniente dar un respiro a los jugadores tras la mala racha. A criterio del entrenador Repetto, hubo un importante desgaste físico en las últimas semanas, incluido el viaje para jugar ante Flamengo.

Sin embargo, su versión no tuvo eco entre sus jugadores. Chicaiza o Christian Cruz declararon que el físico no es excusa para el bajón. El ‘Chavo’ se mostró autocrítico: “tengo que mejorar mi nivel”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (1)