Hospital Eugenio Espejo mantiene plan de contingenci…
El Pico y placa sigue suspendido en Quito este 29 de junio
Pobladores indígenas permanecen en los exteriores de…
Voces ecuatorianas del Orgullo Lgbtiq+
Leonidas Iza pide calma a las bases indígenas y que …
Manifestantes bloquean 26 tramos de vías en Pastaza
Carpa de atención médica en la Universidad Central a…
Gobierno contiene colapso de la producción petrolera

Jorge Célico: ‘Vamos a jugar el Mundial con la intención de ganarlo’

Jorge Célico, DT de la Selección de Ecuador Sub 20 en la Casa de la Seleccion en Quito. Foto: Roberto Peñafiel / EL COMERCIO

Jorge Célico, DT de la Selección de Ecuador Sub 20 en la Casa de la Seleccion en Quito. Foto: Roberto Peñafiel / EL COMERCIO

Jorge Célico, DT de la Selección de Ecuador Sub 20 en la Casa de la Seleccion en Quito. Foto: Roberto Peñafiel / EL COMERCIO

Jorge Célico no entra en polémicas con el seleccionador Hernán Darío Gómez. Dice que está agradecido con el cuerpo técnico de la Tricolor por haber tomado en cuenta a los jugadores de la Sub 20 en los amistosos. “Me ayudan a acelerar los procesos de su crecimiento”.

Célico es metódico y obsesivo con el fútbol. En una de las paredes de su despacho, en la planta baja de la Casa de la Selección, cuelga un cuadro en el que se mira una alineación titular de la Selección juvenil con dos opciones de cambio por puesto. El seleccionador tiene en la mira a 33 jugadores ubicados como plan A, B o C. El entrenador conversa con este Diario sobre los planes para conquistar Polonia.


Tras ganar la Copa hizo dos microciclos. ¿Para qué le ha servido este tiempo de trabajo?

Los muchachos saben que cuando vienen, no van a hacer ejercicios raros ni a estar dos horas en el gimnasio. Uso el tiempo de trabajo para la mejora de la técnica individual. Pero no solo es un trabajo futbolístico. Hablamos de lo que se viene e intentamos dejar enterrado lo que ya pasó.


Dejar un lado los halagos y la celebración por el título sudamericano.

Exactamente. Tenemos que dejar enterrado lo que pasó y hablar de lo que viene. Lo que se vivió fue muy bonito, histórico, sublime. Pero ahora debemos prepararnos. Vamos a jugar el Mundial con la intención de ganarlo, pero para eso necesitamos situarnos otra vez en esa humildad que nos llevó a ganar el Sudamericano.


Cuando les dice a sus jugadores que van a pelear por el torneo, ¿qué respuesta obtiene?, ¿se sorprenden?, ¿comparten su discurso?

Hemos hablado muchas veces con ellos de que en los Mundiales siempre los candidatos son los campeones europeos o los sudamericanos. Esa es nuestra realidad: somos campeones de América. Pero, ojo, solo con eso no alcanza. El motor de esta Selección siempre fue la humildad: se trabajó mucho tiempo, tuvimos un año y medio de microciclos y giras. Por eso ahora vamos a hacer exactamente lo mismo, vamos a Polonia con anticipación a recluirnos en un lugar con mucha privacidad.


Los contextos cambiaron para sus jugadores, sin embargo. Leonardo Campana y Jackson Porozo estuvieron en la Selección mayor. Ramírez y Plata se fueron a Europa. ¿Cómo lidiar con esas nuevas realidades?
Todos los muchachos han vivido situaciones fuertes. Gonzalo (Plata) ahora está en Portugal, en un club, para mí, de los más grandes del mundo. Está lo de Campana y Porozo. Sí, cambiaron los contextos, pero lo que no puede modificarse es la esencia de Plata ni la de Campana. Fue esa esencia la que nos hizo llegar a este logro importante.

¿Cómo hace para mantener esa esencia?

Hablando, hablando mucho. Dando ejemplo. La palabra suma, pero el ejemplo es multiplicador. Aquí, el cuerpo técnico, médico, los utileros, todos damos ejemplo de sencillez y apego al trabajo. Es eso lo que contagiamos al equipo.


¿Qué ganan Campana y Porozo al haber trabajo con la Selección mayor? Antes también estuvo ­John Jairo Espinoza.

El profesor Gómez está valorando la calidad de los chicos de la Sub 20 y dándoles una experiencia única. Es más, me está adelantando un proceso: los chicos están conviviendo con Antonio y Énner Valencia. Los habrán aconsejado y ellos van viendo cómo se comportan aquellos jugadores que fueron mundialistas.


¿Compartir una concentración puede ayudarlos a evolucionar tanto?

Para Campana o Porozo estar con Antonio Valencia es estar con un ídolo. Compartir el día a día, mirar sus actitudes, los enriquece. Pudieron ver cuántos pares de calzado lleva al campo de juego, si se hacen masajear antes de un entrenamiento, si se ponen hielo cuando le duele un poquito el músculo. Cómo llega temprano , cómo usa el ‘buenos días’, ‘buenas tardes’. Ya lo dije antes: el ejemplo es multiplicador.

Usted quería introducir clases de inglés y ajedrez en los microciclos. ¿Cómo avanzó ese proyecto?

Ya en nuestro próximo microciclo, los jugadores comienzan las clases de inglés, un inglés básico, con cuestiones para que puedan desenvolverse en Polonia, en donde toda la gente habla polaco, pero también inglés. Hicimos un convenio con el Instituto Tecnológico de Quito. El ajedrez deberá esperar un poco más, pero lo vamos a introducir.


Institucionalmente: ¿cómo debe manejar el fútbol local a esta generación?

Un gran paso ya se dio: este equipo se volvió visible. Hoy el espectador conoce a Campana, Rezabala, Vallecilla… no quisiera dejar a nadie por fuera. Desde la Federación hay que darles preparación y competencia y desde los clubes es clave que cuiden sus carreras: que donde estén puedan seguir jugando y creciendo.


¿La gente le sigue agradeciendo en el supermercado por ganar la Copa?

Sí, es algo que uno lo vive en el día a día y lo vivo agradecido. A la gente le digo: nosotros vamos a Polonia a intentar ganar el Mundial. Vamos a dejarlo todo en el intento.