13 de July de 2012 15:26

Sólo una oreja para Talavante en una corrida impropia de Pamplona

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una solitaria oreja a cargo de Alejandro Talante fue el pobre balance de una decepcionante corrida, impropia para los sanfermines, en la que la bochornosa presencia y el deslucido juego de los toros lo condicionaron todo, hoy en Pamplona (norte de España).

FICHA DEL FESTEJO

Toros de Juan Pedro Domecq, pobres y desiguales de presencia, descastados y sin fuerzas. Sólo segundo y tercero, que prácticamente no pasaron por el caballo, se desplazaron con cierto son.

David Fandila, "El Fandi": estocada tendida (silencio); y estocada (silencio tras aviso).

Miguel Ángel Perera: pinchazo, estocada en el costillar y dos descabellos (silencio tras aviso); y dos pinchazos y casi media (silencio).

Alejandro Talavante: estocada baja (oreja); y pinchazo y estocada defectuosa (silencio).

La plaza se llenó, con el "no hay billetes" de costumbre en las taquillas, en tarde entoldada y calurosa.
--------------------------

MENUDO SONROJO DE CORRIDA
La corrida de Juan Pedro Domecq no tenía que haber venido nunca a Pamplona, cuya feria llaman "del Toro". Pues ha sido la decepción más grande que podía darse precisamente por la falta del verdadero protagonista de "la Fiesta".

Un toro sin presencia ni esencia, capitidisminuido en todo. Para pensar que estaba destinado a una corrida sin picadores. Y no es de recibo que ocurran estas cosas cuando están las "figuras" en el cartel.

Siete años hacía que no lidiaba esta ganadería en los sanfermines, y a la vista de "los productos" que ha traído en esta ocasión, pueden pasar otros siete, o veintinueve, que fue el tiempo que estuvo ausente hasta el anterior regreso en 2003.

Ni por fuera ni por dentro han dado la talla "los juanpedros", ganadería preferida por los toreros de arriba y que desde luego puede dar resultado en otras plazas, pero nunca, estadísticamente demostrado, en las "de primera" como es el caso de la de Pamplona en San Fermín.

No hay torero más a la medida de esta feria que "El Fandi", bullidor y jaranero como el carácter mismo de la plaza. El hombre ha hecho de todo, o casi, de acuerdo a lo que le permitieron los "torillos".

Su claudicante primero, tan bondadoso como falto de fuerzas, castigado apenas con dos picotazos, quedó para el arrastre tras las carreras en banderillas. "Fandi" se preocupó de no obligarle lo más mínimo, total para mantenerlo en pie.

Al cuarto, al que dejó hecho un acerico con cuatro pares de banderillas, le costaba un mundo seguir los engaños. Así y todo le pegó pases y pases, espaciados y la mayoría inacabados, naturalmente sin dejar ningún poso.

Los dos silencios al "Fandi" después de lo esforzado que estuvo lo dicen todo.

Perera firmó la faena de la tarde, al segundo, el toro menos castigado en varas. Fue impresionante la puesta en escena de Perera, quietísimo, toreando en un espacio mínimo, muy plantado y arrogante, muy suficiente, encadenando pases con suma limpieza, llevando y trayendo al toro muy imantado.

El final en las cercanías fue el acabose. Invertidos, circulares, cambios por delante y todo lo que quiso. Qué pena la falta de oponente, aunque esta vez hay que lamentar también el poco tino con la espada. Sin tener en cuenta la escasez de toro, fue un faenón, aunque parezca un contrasentido.

Ya en el quinto, de medias y muy tardas arrancadas, Perera estuvo de puro trámite.

Talavante arrancó una oreja del tercero por una faena airosa y compacta. También faltándole lo fundamental, el toro, excesivamente justo de fuerzas y sin apenas fondo, lo vendió muy bien el torero.

La primera parte del trasteo, más rapidito, fue siempre limpio y muy seguido. El trasteo tuvo ritmo y muy buen aire en lo fundamental, incluso en las manoletinas finales. La estocada cayó baja, pero no fue óbice para que le dieran una "oreja de Pamplona".

El sexto se derrumbó aún llevándole por arriba. Talavante no le apretó lo más mínimo, pero la respuesta del toro fue siempre negativa. Menudo sonrojo de corrida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)