18 de junio de 2018 00:00

Patrimonios de 22 funcionarios tras su salida del gabinete de Lenín Moreno

valore
Descrición
Indignado 174
Triste 3
Indiferente 3
Sorprendido 6
Contento 14
Redacción Política
data@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tras el primer año del presidente Lenín Moreno han salido de su gabinete 23 funcionarios, de los cuales 22 presentaron declaraciones patrimoniales juradas a la Contraloría.

EL COMERCIO comparó el patrimonio que declararon al inicio y al final de su gestión y se observa que 11 registraron una disminución y otros 11 incrementaron sus bienes.

En la página web del ente de control (www.contraloria.gob.ec) constan las cifras generales de activos, pasivos y patrimonio de 12 ministros, 10 secretarios y del exvicepresidente Jorge Glas, que fue a prisión seis años por el delito de asociación ilícita, dentro del caso de corrupción de Odebrecht.
 

Los exministros Ricardo Zambrano, César Navas y Maria Fernanda Espinoza, antes del conversatorio con prensa extranjera en el Círculo Militar, para hablar sobre el conflicto en la frontera de Esmeraldas. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Los exministros Patricio Zambrano, César Navas y María Fernanda Espinosa, antes del conversatorio con prensa extranjera en el Círculo Militar, para hablar sobre el conflicto en la frontera de Esmeraldas. Foto: Archivo / EL COMERCIO


No hay la declaración de la exsecretaria técnica de drogas, Lady Zúñiga, tras su salida y la supresión de esta entidad.

Los funcionarios están obligados a entregar su declaración patrimonial, a partir del 1 de enero del 2017, según el art. 4 de la Ley de Presentación y Control de Declaraciones Patrimoniales Juradas. Este trámite deben hacerlo al inicio y hasta 20 días después de finalizar su gestión, de forma digital.

De Adrián Sandoya, Rebeca Illescas y Rubén Barreno, ministros encargados de las carteras de Vivienda, Minería y Electricidad, respectivamente, constan los patrimonios declarados en sus cargos anteriores. Estos dos últimos ministerios también fueron suprimidos.

Al revisar las cifras declaradas por las autoridades salientes se ve que el patrimonio del exvicepresidente, Jorge Glas, cayó en 70,2%.

Glas asumió el cargo en mayo del 2017 y en enero pasado fue reemplazado. Su último patrimonio declarado es de USD 60 329, cifra que difiere de los USD 14,1 millones, que tendría que pagar con su tío Ricardo Rivera, de ratificarse la sentencia en su contra, como una reparación al Estado.

Este Diario envió un cuestionario a Glas, a través de su abogado, Alejandro Vanegas, pero no respondió hasta ayer.

Ingrese a este especial multimedia y encuentre el perfil laboral, los patrimonios y recursos que han sacado fuera del país los actuales funcionarios que forman parte del gabinete del presidente Lenín Moreno.


El exministro de Inclusión Económica y Social y excandidato a la Presidencia, Iván Espinel, en cambio, declaró un patrimonio de USD 188 390 al inicio de su gestión y al finalizar muestra una baja del 2%. Espinel fue arrestado en abril pasado por presuntos peculado y lavado de activos y la Fiscalía lo investiga por supuesto enriquecimiento ilícito.

La Unidad de Análisis Financiero Económico (UAFE) identificó operaciones inusuales e injustificadas, mientras que la Contraloría estableció indicios de responsabilidad penal por la falta de justificativos del origen del pago de una casa por USD 370 500, la compra de un auto por USD 36 211. Tampoco se justificaron otros pagos por USD 108 520.

La entidad de control, además, estableció responsabilidad civil culposa en su contra por supuestos perjuicios ocasionados en el IESS, en la facturación y pago a clínicas privadas, mientras fue funcionario de la entidad, en Guayaquil.

Durante su campaña presidencial, Espinel ofrecía “cortar las manos” a los corruptos y antes de ir a prisión minimizó los informes del ente de control. Aseguró que “era blanco de acusaciones infundadas en medio de un show político”.

Otro funcionario investigado por presuntos enriquecimiento ilícito y peculado es el exsecretario de la Reconstrucción, Carlos Bernal. Ambos procesos se abrieron en la Fiscalía con informes de responsabilidad penal de la Contraloría. Al comparar sus declaraciones se ve un aumento de 5,6%. Al salir del cargo registró bienes por USD 93 088.

Rommy Vallejo, quien renunció a la Secretaría de Inteligencia (Senain) el 21 de febrero pasado, registró seis declaraciones el año pasado y este. Estuvo en el cargo desde 2014.

En la primera declaró un patrimonio de USD 459 757, luego subió a 524 969,52. En un tercer registro bajó a 405 177, posteriormente subió a 599 646,59, después volvió a subir a un pico de 838 699,49 y finalmente declaró 639 126,95.

Vallejo señaló que su patrimonio “está totalmente justificado” y en su última declaración se corrigió un valor duplicado por 199 572,54 y que esto ya fue informado a la Contraloría.

El exfuncionario envió a este Diario el desglose de bienes, donde constan tres inmuebles, acciones a nombre de su esposa en dos firmas de carga pesada, equipo caminero, dos camiones, un auto, entre otros.

Entre el 2006 y 2017, el funcionario no superó los USD 440 000 por sus salarios y el pago del Impuesto a la Renta en el mismo período sumó USD 37 267, según los datos públicos del SRI.

La Contraloría realizó en el 2016 un examen a sus declaraciones patrimoniales, pero no encontró inconvenientes.

Otra funcionaria, cuya declaración muestra un aumento es Irina Cabezas, exsecretaria de Todo una Vida. Aunque el alza de su patrimonio ha crecido sistemáticamente desde el 2008, que fue parte del llamado Congresillo y en ese entonces registró USD 49 000. Al asumir la secretaría, en 2017, sus bienes declarados sumaban USD 203 448,13 y al salir de esta última posición aumentaron en 46,3%.

La exfuncionaria siempre ha defendido y aclarado a la prensa que sus ingresos corresponden a lo que ha percibido. Este Diario intentó localizarla vía telefónica desde el 6 de junio pasado, pero fue imposible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (181)
No (33)