Las luminarias modernas funcionan con tecnología LED, la cual está enfocada en ahorrar energía. Su vida útil alcanza las 25 000 horas. Foto. Ingimage

Las luminarias modernas funcionan con tecnología LED, la cual está enfocada en ahorrar energía. Su vida útil alcanza las 25 000 horas. Foto. Ingimage

Sábado 19 de octubre 2019

Tecnología LED más eficiente para cada rincón de la casa

Paola Gavilanes. Coordinadora  (I)
pgavilanes@elcomercio.com

Con bombillos, plafones, pantallas y apliques con tecnología LED se iluminan ahora los diferentes espacios de las viviendas, oficinas, centros comerciales y más construcciones.

La luz LED dejó atrás a los bombillos incandescentes y fluorescentes o ahorradores por tratarse de una fuente de energía rentable y ecológica, es decir que está en sintonía con las necesidades del planeta.

Para producir los focos fluorescentes, por ejemplo, se recurría a un coctel de elementos químicos, que liberados afectaban al ambiente. No había un buen manejo de todos los desperdicios.

Los focos LED, en cambio, se pueden reciclar. En Gnowee Lámparas, por ejemplo, recomiendan pintarlos de diferentes colores para decorar habitaciones o salones de juego.

La luz blanca o fría es ideal para el cuarto de baño. Cortesía: Sylvania

La luz blanca o fría es ideal para el cuarto de baño. Cortesía: Sylvania

De acuerdo con Héctor Herrera, Country Manager de Sylvania, esta tecnología aparece con fuerza hace cuatro o cinco años, y trae gran variedad de tonos; entre las más utilizadas están la luz amarilla, blanca y neutra. La primera aporta calidez a los ambientes, mientras que la blanca o fría es utilizada para mantener en alerta a las personas. Las mantiene más despiertas y activas, según los expertos.

“Los cálidos son los tonos que aparecen en la naturaleza al amanecer y atardecer, y se los utiliza según la ubicación de cada país”, explica Herrera.

Con el uso de los tonos adecuados se pueden crear ambientes únicos e inspiradores, de ahí la importancia de la correcta iluminación y planificación, según Yuliana Fuentes, especialista en diseño de interiores. Aquello permite incluir sistemas para domotizar la iluminación, es decir, para apagar o encender la luz desde una aplicación móvil.

Con la planificación, añaden los expertos, también se garantiza el consumo adecuado de energía, el verdadero fin de la tecnología LED.

Antes, para producir 1 400 lúmenes -medida de la cantidad total de luz visible- con un foco incandescente se requerían de 100 vatios, mientras que con la llegada del foco fluorescente eran necesarios 20 vatios para producir los mismo 1 400 lúmenes. Con la tecnología LED, en cambio, se requiere de entre 9-10 vatios para producir esa cantidad de lúmenes.

La luz amarilla aporta calidez a los espacios. Hay bombillos con ese tono, en diferentes formas. Foto: Cortesía Gnowee Lámparas

La luz amarilla aporta calidez a los espacios. Hay bombillos con ese tono, en diferentes formas. Foto: Cortesía Gnowee Lámparas

Si comparamos la luz LED con la primera fuente de luz -incandescente- hay un ahorro del 90% de energía y de un 50% en relación con la luz fluorescente.

En el caso de la luz incandescente, explica Herrera, del 100% de energía que se consumía solo el 15% se transformaba en luz, el resto era calor.

Otra ventaja de utilizar este tipo de luz, rentable, y ecológica, es que el tiempo de vida útil de los bombillos es superior: comercialmente se dice que alcanzan las 25 000 horas, pero hay estudios que demuestran una utilidad de 100 000. Aquello garantiza un menor consumo de focos y por ende, de desperdicio a futuro.

La vida útil de los focos fluorescentes oscilaba entre las 6 000 y 10 000 horas, mientras que un foco incandescente ‘vivía’ apenas 100 horas.

El ahorro en energía y de dinero es evidente y por esa razón calles y parques del país se iluminan con este tipo de tecnología, mantenimiento la estética de las luminarias, pues en el mercado ecuatoriano hay focos tipo globo, tipo vela o con diseño vintage, una tendencia que se mantiene vigente en el mundo del interiorismo.

Los aparatos lumínicos LED se pueden instalar en todo tipo de lámpara colgante, de mesa o pedestal; decorativas, de oficina o industriales; de interiores o exteriores; sobrepuestas o empotradas, pues en tiendas especializadas las hay con todo tipo de boquilla, para todos los gustos y acorde con los diferentes tipos de decoración: retro, vintage, industrial y más.