El Centro Cultural está localizado en un predio frente a la zona arqueológica de Teopanzolco. Fue desarrollado por Isaac Broid + PRODUCTORA. Fotos: Jaime Navarro / Plataforma Arquitectura.

El Centro Cultural está localizado en un predio frente a la zona arqueológica de Teopanzolco. Fue desarrollado por Isaac Broid + PRODUCTORA. Fotos: Jaime Navarro / Plataforma Arquitectura.

Sábado 27 de octubre 2018

Obra mexicana ganó el Premio Oscar Niemeyer

Redacción Construir (I)

El proyecto mexicano Centro Cultural Teopanzolco, de Isaac Broid + PRODUCTORA, se impuso en el Premio Oscar Niemeyer, organizado por la Red de Bienales de Arquitectura de América Latina (Redbaa).

El nombre del ganador se conoció esta semana, durante una gala realizada en el Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México.

En ese encuentro, que busca reconocer lo mejor de su producción en momentos de potenciamiento y presencia en el contexto internacional, estuvieron 20 obras finalistas.

Entre esas, el proyecto ecuatoriano Chacras, vivienda emergente productiva, de Natura Futura Arquitectura + Colectivo Cronopios. La obra ganadora de este año es el resultado de un concurso convocado por la Secretaría de Cultura de Morelos. Está localizada en un predio frente a la zona arqueológica de Teopanzolco, donde se plantearon dos estrategias fundamentales: potenciar la relación con el sitio arqueológico y generar espacio público significativo.

Plataformas crean un juego visual de planos inclinados.

Plataformas crean un juego visual de planos inclinados.

El edificio se organiza a través de dos elementos, una planta triangular que contiene los programas públicos (vestíbulos, taquillas, guardarropas, auditorio) y una plataforma que lo rodea y que aloja las zonas privadas de operación (camerinos, zonas de armado), incluyendo una caja negra para usos múltiples.

La plataforma horizontal que rodea la planta triangular sirve como mirador hacia la zona arqueológica y hacia la ciudad, según la descripción enviada por los promotores al portal especializado Plataforma Arquitectura.

El gran basamento contiene una serie de patios, uno de ellos se hunde frente al acceso secundario del auditorio y crea un pequeño teatro al aire libre. Esta plataforma es capaz de generar espacios exteriores diversos y resolver los accesos secundarios al interior del auditorio o a la misma plataforma, además de incorporan los grandes árboles existentes del lugar.

Un mirador permite apreciar toda la zona arqueológica.

Un mirador permite apreciar toda la zona arqueológica.

La cubierta principal de forma triangular, en cambio, consiste en una gran rampa escalonada que nace de la intersección con la plataforma horizontal que la rodea.

Esa gran explanada triangular es la cubierta de la sala principal del auditorio y contiene otra explanada triangular más pequeña que es la cubierta del vestíbulo principal.

“Las plataformas descienden en direcciones opuestas y crean un juego visual de planos inclinados que se aprecian durante el recorrido”.

En el Premio Oscar Niemeyer participaron proyectos de México, Chile, El Salvador, Venezuela, Argentina, Brasil, Paraguay, Ecuador. El jurado estuvo integrado por Carla Juaçaba, Carlos Jiménez, Fabián Farfán, Jean Pierre Crousse y César Shundi.